El Bhagavad-gita

Se dice que una persona está elevada en el yoga, cuando, habiendo renunciado a todos los deseos materiales, ni actúa para complacer los sentidos, ni se ocupa en actividades fruitivas. 

Se dice que una persona está establecida en la compresión del ser y se le da el nombre de yogi (o mísitico), cuando ella se encuentra plenamente satisfecha en virtud del conocimiento y la compresión que ha adquirido. Esa persona está situada en la trascendencia y es autocontrolada. Ella ve todo igual, ya sean guijarros, piedras y oro.

Cuando estamos contaminados por lo material, se nos llama condicionados. La conciencia falsa se exhibe bajo la impresión de que "yo soy un producto de la naturaleza material". Eso se denomina ego falso. Aquel que está absorto en pensar en concepciones corporales, no puede entender su situación. 

Uno tiene que liberarse de la concepción corporal de la vida; eso constituye la actividad preliminar del trascendentalista. Aquel que quiere ser libre, que quiere liberarse, debe primero que todo aprender que no es este cuerpo material. La liberación significa estar libre de la conciencia material y situarse en el estado de conciencia pura.

¿Qué es esa conciencia? Esa conciencia es "yo soy". Y, ¿Qué soy? Cuando la conciencia está contaminada, "yo soy" significa "yo soy el señor de todo lo que veo. Yo soy el disfrutador". El mundo gira porque cada ser vivo cree que es el señor y creador del mundo material. La conciencia material tiene dos divisiones psíquicas. Una de ellas es que "yo soy el creador" y la otra es que "yo soy el disfrutador". Pero, en realidad, el Señor Supremo es tanto el creador como el disfrutador, y la entidad viviente, siendo una parte integral del Señor Supremo, no es ni el creador ni el disfrutador, sino un cooperador. Ella es lo creado y lo disfrutado.

Esa cooperación nos ayudará, tal como la comida que recibe el estómago ayuda a todas las demás partes del cuerpo. Si los dedos de la mano creen que ellos deben tomar la comida en vez de proporcionársela al estómago, se frustrarán. La figura central de la creación y del disfrute es el Señor Supremo, y las entidades vivientes son cooperadoras. Ellas disfrutan mediante la cooperación.

El ser humano debe darse cuenta de cuál es el objetivo de su vida; esa información se da en todas las Escrituras védicas, y la esencia de ella se da en El Bhagavad-gita.

Descargar Aqui: Bhagavad_Gita_tal_como_es

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Educación Emocional

Educación Emocional: Técnicas para regular las emociones desadaptativas

Neurociencias