COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
La calle, trampa peligrosa para la juventud

Como sociedad estamos desatendiendo a los menores de edad y dejando que la violencia disponga a su antojo. El hecho de que sus desapariciones y muertes se vuelvan materia cotidiana en los medios de comunicación, como algo rutinario, prende una luz roja de alerta que a todos debería preocuparnos, porque se trata de nuestro futuro como sociedad.

Te puede interesar