Meditación Vipassana "El arte de vivir"

Nuestra labor consiste en erradicar el sufrimiento erradicando sus causas: ignorancia, deseo y aversión. Para alcanzar esta meta, el Buda descubrió, siguió y enseño una vía práctica para este fin alcanzable. Llamó a dicha vía El Noble Sendero Óctuple.

Fuente: Hart, William. El arte de vivir. La meditación Vipassana tal y como la enseña S.N. Goenka. Editorial Metta, Buenos Aires, 2010.

  • El entrenamiento de la conducta moral

Cualquier acción que perjudique a otros, que perturbe su paz y su armonía, es una acción pecaminosa, una acción perjudicial; cualquier acción que ayude a otros, que contribuya a su paz y a su armonía, es una acción virtuosa, una acción provechosa.

El Noble Sendero Óctuple se puede dividir en tres secciones en las que hay que adiestrase: sila, samadhi y panna. Sila es la práctica ética, la abstención de todas las acciones perjudiciales de cuerpo y palabra. Samadhi es la práctica de la concentración, el desarrollo de la aptitud para dirigir y controlar conscientemente los procesos mentales. Panna es la sabiduría, desarrollo de la purificación mental a través de la compresión de la naturaleza real de mente y materia.

“Ardiendo ahora, ardiendo en el futuro,

El mal hacedor sufre doblemente.

Feliz ahora, feliz en el futuro,

La persona virtuosa se regocija doblemente”

Buda

El campo del adiestramiento en sila está compuesto por tres de los factores del Noble Sendero Óctuple: Recta Palabra, Recta Acción y Recto Sustentamiento.

Los 5 Preceptos

1.       Abstenerse de matar a cualquier criatura.

2.       Abstenerse de robar.

3.       Abstenerse de conducta sexual inadecuada.

4.       Abstenerse de la falsa palabra.

5.       Abstenerse de intoxicantes.

Los cinco preceptos son el mínimo indispensable que se necesita para llevar una conducta moral, y deben ser seguidos por todos los que deseen practicar el Dhamma.

  • El entrenamiento de la concentración

Tratamos de controlar nuestras acciones verbales y físicas con la práctica de sila; sin embargo, la causa del sufrimiento yace en las acciones mentales. Limitarnos a refrenar nuestras palabras y nuestros actos no tiene objeto; mientras la mente siga hirviendo en deseo y aversión, en acciones mentales perjudiciales.

Un alcohólico sabe perfectamente bien que no debe beber porque el alcohol le hace daño, pero, en cuanto le surge el deseo, toma alcohol y se intoxica. No puede evitarlo porque no tiene control sobre su mente. Pero en cuanto aprendemos a dejar de forjar acciones mentales perjudiciales, resulta fácil abstenerse de las palabras y los actos perjudiciales.

Puesto que el problema se origina en la mente, es en la mente donde debemos enfrentarlo.  La meditación, bhavana, incluye dos  tipos de entrenamiento: concentración (samadhi) y sabiduría (panna). La práctica de la concentración se llama también “El desarrollo de la tranquilidad” (samatha bhavana), y el de la sabiduría “El desarrollo de la visión cabal” (vipassana bhavana). Son tres las partes del sendero que caen dentro de este entrenamiento: Recto Esfuerzo, Recta Atención y Recta Concentración.

La técnica más apta para explorar la realidad interior, la técnica que el Buda mismo practicó, es la de Anapana-sati, “atención a la respiración”.

Nada más iniciamos este ejercicio, vemos de inmediato y con toda claridad que la mente está fuera de control, que la mente no hace más que huir de la realidad saltando de un pensamiento a otro, de un objeto de atención a otro, igual que niño mimado agarra un juguete, se aburre y agarra otro, y luego otro…

  • El entrenamiento de la sabiduría

El Buda constató la existencia de la mente inconsciente, la que llamó anusaya; casi veinticinco siglos antes de la invención de la psicología moderno. Él vió que desviar la atención, es una forma de manejar con eficacia el deseo y la aversión en el nivel consciente, pero que en realidad no los elimina; sino que los empuja a lo más profundo del inconsciente, donde siguen siendo tan peligrosos como siempre, aunque estén en estado latente.

Para eliminar las raíces, se necesita un método que nos permita penetrar en las profundidades de la mente, para erradicar las impurezas allí donde se originan. Este método es el hallazgo del Buda: el entrenamiento de la sabiduría o panna, que le llevó a la iluminación. También se llama Vipassana-bhavana, el desarrollo de la propia naturaleza, visión cabal; con la que podemos reconocer y eliminar las causas del sufrimiento.

El entrenamiento de la sabiduría contiene dos de las partes del Noble Sendero Óctuple: Recto Pensamiento y Recta Compresión.

 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Una técnica para sanar la mente

Una técnica psicoterapéutica gestáltica, adaptada y transformada en una herramienta para resolver conflictos interpersonales, entre el ser y la mente.

Mindfulness