#feministas

La Violencia no es UNA

Siempre que se habla de violencia de género pareciera que muchos comienzan a incomodarse, a molestarse, el repudio es inmediato, instantáneo, muy parecido a una reacción programada. Cuando se habla de violencia de género una frase se repite en todos aquellos que se niegan a reflexionar de verdad sobre el tema: “la violencia es una”. Este es el lugar común para volver invisible un problema que para muchas personas es obscenamente visible. “La violencia es una” es la frase más peligrosa que he leído en los últimos tiempos en las redes. Cuando se dice esto, estamos igualando una infinidad de conflictos, que de ninguna manera son iguales. No es lo mismo que dos hombres se caguen a piñas, a que un hombre cague a piñas a un o una menor. No es lo mismo que dos mujeres se caguen a piñas, a que una mujer cague piñas a un o una menor. No es lo mismo que te cague a piñas un compañero de clase a que te cague a piñas un profesor. No es lo mismo que te cague a piñas un desconocido en la calle a que te cague a piñas un policía. No es lo mismo que te secuestre un criminal común a que te secuestre una organización paramilitar del estado. No es lo mismo. Podemos llenarnos la boca diciendo que toda violencia está mal, sí claro, quién lo discutiría, pero con estas sentencias obvias y vacías llegamos hasta acá nomás.

La realidad es que estás violencias están muy claras, porque son irrefutablemente condenadas por la sociedad y a nadie hay que explicarle lo que significan, a nadie hay que convencer de que son verdad y de que suceden. Ahora, cuando se trata de la violencia de género, esa violencia que parte específicamente del hombre heterosexual como representante del discurso hegemónico, ahí ya nadie quiere hablar del tema. Nadie quiere hablar en profundo de esto, porque no queremos ponernos en contra a los hombres heterosexuales de nuestras vidas a quienes tanto queremos. Pero ¿No es hora de dejar de tenerle miedo incluso a los hombres queridos de nuestras vidas, para poder decir y pensar lo que queremos realmente?

Nadie quiere meterse mucho, porque meterse en la violencia de género es en parte aceptar que todos y todas podemos estar formando parte del problema. Pareciera que lo más dificil de aceptar es también lo más obvio: que un hombre le pegue a una mujer no es lo mismo que una mujer le pegue un hombre. Pese a quien le pese. Claro que ambas están mal, pero no son lo mismo. Y tambien es dificil de aceptar que no toda violencia ejercida a una mujer tiene que ver con una cuestión de género, con el hecho de que sea mujer. Si así fuese nadie podría enojarse con una mujer jamás, lo cual es ridículo. Las mujeres (oh sorpresa) somos personas y como tales, podemos tener todas las cualidades de las personas, podemos ser honestas o criminales, buenas o malas y todos sus grises. Las mujeres no somos “seres alados de pura bondad”. Alguna vez vas a insultar a una mujer y no será violencia de género. No es lo mismo insultar a alguien porque te mintió a insultar a alguien por su sexualidad. No es lo mismo insultar a alguien porque llegó tarde a insultarlo por su origen. No es lo mismo insultar a alguien porque te robó a insultarlo porque ya no quiere verte más. No es lo mismo un ladrón que le pega a hombres y mujeres en un robo, a un marido que le pega a su esposa sistematicamente. No es lo mismo. Poner todo en la misma bolsa de “la violencia es una” es hacer un esfuerzo por no entender el problema.

  • ¿Cuántas veces viste un hombre maltratar severamente a su novia o esposa y no dijiste nada porque te pareció que era “un tema privado de ellos”?
  • ¿Cuántas veces escuchaste “fulano le pega a fulana” y por adentro pensaste “bueno, si ella no se va de su lado por algo será”?
  • ¿Cuántas veces escuchaste el testimonio de una víctima de una violación y dijiste “hay que ver si es tan así, yo no creo”?
  • ¿Cuántas veces escuchaste que tu ídolo era un abusador y elegiste decir “esto es imposible” y no pensaste más en el asunto?

Lo que sucede con la violencia de género a diferencia de cualquier otro tipo de violencia es un primer impulso de negación, y por eso a diferencia de las otras es una violencia avalada por el estado. Ese primer impulso de negación es lo que el discurso hegemónico programó en nuestras mentes a lo largo de nuestro desarrollo en esta cultura. Es la concepción de la mujer como objeto y posesión del hombre, hombre que tiene el derecho de hacer lo que quiere con nuestro cuerpo: “si vas a la casa de un tipo es para coger, si no quedate en la tuya”, escuchamos infinidad de veces. Entonces, si entrás en la casa de un tipo ya perdés toda condición de persona y sos un objeto de él, igual que su sillón. Se nos enseña a las mujeres a complacer a los hombres en todo, pero después se sospecha de nosotras si no sabemos defendernos. La violencia de género es la violencia y el abuso a personas exclusivamente por pertenecer a un género que no es el dominante. Como feminista creo en la importancia de desarmar la idea de dos géneros únicos, pero está claro que hay un género dominante y opresor en esta cultura patriarcal y es el género masculino, creer que un hombre heterosexual puede ser discriminado por ser un hombre heterosexual es el absurdo más grande del mundoA las personas homosexuales, travestis y trans las cagan a piñas y las matan exclusivamente por eso, solo por eso, a las mujeres nos matan por decir que NO. Ningún hombre heterosexual es brutalmente asesinado por ser un hombre heterosexual, y eso es importante entenderlo de una vez por todas.

La violencia NO ES UNA hay una violencia homofóbica, hay una violencia transfóbica, hay una violencia de género, hay una violencia institucional, hay violencia familiar, violencia laboral y seguramente muchas más con las que no estoy familiarizada y espero poder hacerlo en el futuro. Comprenderlas, analizarlas, investigar su origen es la manera de combatirlas. Aceptar que podemos estar fomentando estas violencias desde nuestra ignorancia es un paso duro que hay que dar. Todos somos machistas porque nacemos y crecemos en esta cultura, pero algunas personas decidimos corregirnos a cada paso.

Malena Pichot

COMENTA
Malena Pichot
@malepichot
Guionista de Cualca, Jorge, Por ahora y Mundillo. acá https://www.youtube.com/malepichot y TARDE BABY ahora mismo disponible por @un3TV