Cymatics - The Science of Waves

El cuerpo humano esta compuesto de átomos. Cada uno de ellos vibra en cierta frecuencia. Se ha comprobado que al inducir vibraciones externas al cuerpo, se puede modificar las vibraciones internas. Esto afectaría no sólo los estados de ánimo, sino también la posibilidad de reparar el ADN molecular.

La Cimática o el estudio de las Ondas

Sabemos con toda certeza, como también lo sabían los antiguos, que todo el universo está formado por átomos. Cada átomo está formado por un núcleo (neutrones y protones) y un electrón o electrones que giran a gran velocidad alrededor del núcleo. El número de cada una de estas partículas difiere según la naturaleza de la materia. El movimiento de giro de los electrones origina un compás o cadencia que crea una onda; onda que es posible distinguir mediante nuestra percepción humana como forma o materia. Siempre que coexisten cadencia, onda y forma, se produce Sonido. Este conjunto recibe el nombre de la “Ley de los tres”.

Si comparamos la distancia de los electrones al núcleo de cualquier átomo, descubriremos que resulta proporcional al de la Tierra con el Sol (de aproximadamente 160 millones de Km). En otros términos, lo que nuestros sentidos humanos perciben como materia, no es otra cosa que un conjunto de campos electromagnéticos resonantes, estrechamente vinculados e interpenetrados: en resumen una manifestación densa de SONIDO (con mucho espacio intercalado).

Toda la materia es sonido y emite sonido, aunque dichos sonidos se encuentren, en su mayoría, fuera de nuestro limitado sentido físico de la audición. Nuestros cuerpo físicos, por consiguiente, son también campos electromagnéticos resonantes, como también lo son nuestras auras, ambos generados por los átomos que nos configuran.

Nosotros estamos vibrando constantemente. Cada molécula, célula, tejido, órgano, glándula, hueso y fluido de nuestros cuerpos tiene su propio índice (coeficiente) de vibración. Lo mismo ocurre con cada zona o "Chakra". Estos puntos y campos de energía son de igual importancia para el cuerpo físico, aunque menos densos. En cierto sentido reflejan el estado del cuerpo físico aunque, lo que es más importante, el cuerpo físico refleja el estado del aura. La ciencia de la cimática prueba más allá de toda duda, que cualquier sonido cercano al organismo humano originará un cambio físico en el interior del organismo y sus campos electromagnéticos. Este cambio puede que solamente sea temporal, pero mientras perdura es posible que provoque ciertos factores muy poderosos y mágicos. Este es el momento de la sanación audiovisual

LAS FRECUENCIAS:

UT – 396 Hz – Frecuencia para liberar el miedo y la culpabilidad

RE – 417 Hz – Frecuencia para deshacer las situaciones y facilitar el cambio

MI – 528 Hz – Frecuenica para la transformación y los milagros. Reparación del ADN

FA – 639 Hz – Frecuencia para la conexión y las relaciones

SOL – 741 Hz – Frecuencia para la expansión de conciencia

LA – 852 Hz – Frecuencia para despertar la intuición y volver al orden espiritual

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"Las Doctrinas Yogas" -Punto de Partida-, por Mircea Eliade (Primera Parte)

"La tolerancia del budismo no es una debilidad, sino que pertenece a su índole misma. El budismo fue, ante todo, lo que podemos llamar una yoga. ¿Qué es la palabra yoga? Es la misma palabra que usamos cuando decimos yugo y que tiene su origen en el latín "yugu". Un yugo, una disciplina que el hombre se impone. Luego, si comprendemos lo que el Buddha predicó en aquel primer sermón del Parque de las Gacelas de Benares hace dos mil quinientos años, habremos comprendido el budismo".

Jorge Luis Borges. Párrafo del ensayo titulado "¿Qué es el Budismo?". Del libro "Siete Noches" (1980)

Mindfulness