Clínica de las Anorexias y las Bulimias. La problemática de la Obesidad (U.B.A)

Les compartimos los apuntes de una compañera que curso la materia "Clínica de las Anorexias y Bulimias" en la U.B.A (Universidad de Buenos Aires). 

En la anorexia melancólica no es no comer nada sino SER nada. El sujeto esta holofraseado, congelado, pegado a un ideal delgado. Expresa un rechazo radical del Otro. Pasaje al acto en cuotas. Salida de la escena, se borra el sujeto y el otro. Cada vez que se droga, vomita, no come. Se hunde en el das-ding.

La madre baña al hijo con un mosaico pulsional. Además del alimento (pulsión oral), la madre mira (pulsión escopica), habla (pulsión invocante) y toca a su bebe, con lo cual la comida queda erotizada.

La necesidad es mítica, en tanto queda satisfecha una sola vez, primera vivencia de satisfacción, inscribe una huella mnémica que se busca reencontrar por la vía de la repetición, pero esta vivencia está perdida definitivamente. Es un estado fisiológico que pasa por el Otro y a través de su interpretación es demanda de. Otro capaz de satisfacer y canalizar esta necesidad. La demanda pasa por el otro quien decodifica el grito como un llamado de. “El hambre está en la cabeza”, según como se tramite en relación con el Otro.

El alimento por si solo alimenta al organismo pero no al sujeto. Es necesario este mosaico pulsional para que el sujeto pueda advenir.

Si el goce en bruto del síntoma, es un goce parasitario, del cual el sujeto padece pero extrae un beneficio primario, la interpretación debe apuntar a hacer drenar algo de ese goce, desinflamar ese carozo, atravesando la envoltura formal para arribar a él.

La envoltura formal debe ser construida a partir de datos personales, que no importa sin son verdaderos o falsos, sino que inscriban algo de ese goce en bruto en palabras.

La anorexia se jacta de su estado de delgadez extrema. Se identifica a una imagen idealizada.

La bulímica se avergüenza del atracón y el vomitar, porque hay un desplazamiento del pudor al ser erotizada la comida. Es obsceno comer por eso no quiere que la vean, se vive como un goce autoerótico masturbatorio y el goce autoerótica es la intimidad de la intimidad. Se identifica al objeto comida (que no necesariamente incluye solo lo comestible).

En el atracón no hay intervalo, no hay diferencia ni contabilidad. Tampoco espera. Es un todo voraz. No se vomita para seguir comiendo como en el banquete romano sino que come para poder vomitar así controla el vacio-lleno. Goce del vacío: comer para vomitar.

Sociedad contemporánea: es como una madre anorexigena. Asfixia con papilla. Satisfacción inmediata. Declinación del gran Otro. Antes los inventos tenían la paternidad de un nombre (ej.: Edison), ahora compañías trasnacionales, S.A, no sabemos quién es el adversario. Anomia.

Antes el Nombre del Padre funcionaba como un punto de capitón, anudando significación, ligando a los referentes. Ahora nombrar para, no hay significaciones definitivas, transitoriedad.  Rechazo del inconsciente, mostraciones del goce. Imperativo a gozar. La sociedad de consumo desmiente la no relación sexual, dice: hay adecuación, complementariedad, sujeto y objeto, pero no es verdad.

La vivencia de satisfacción es aquel momento en que el objeto colmo la satisfacción del deseo. Pero este objeto ha quedado perdido y se refleja en el espejo y convoca al burro a avanzar con la pretensión de reencontrar ese estado de máxima satisfacción.

La falta-en-ser es originaria y solo será bordeada pero nunca suturada. En el trabajo analítico se escriturara sobre esa falta.

La anoréxica al igual que en las psicosis, viola los umbrales de auto conservación, como si no tuviera más hambre. El deseo en contra de la necesidad.

La histérica pide que falte, así puede desear. Mantiene el deseo de deseo insatisfecho como un modo de goce. Sigue deseando mientras se mantiene privada.

Amor: dar lo que no se tiene. La madre de la anoréxica da lo que tiene, alimento. Interpreta solo en términos de necesidad. Dan lo que tienen (papilla asfixiante) a alguien que es (el sujeto deviene en un objeto, porque el ser, es falta-en-ser). La respuesta de no comer es negarse a comer bajo las reglas del Otro. Porque si bien uno come solo, siempre come en la mesa del Otro.

Rehusarse a decir que es (porque se obtura la pregunta), pero decir algo. Dosificar la angustia.

Problema de la separación, el paso del tiempo (la papilla = liquido = leche, no hay pasaje a lo solido, destete)

#1, Anorexia from Lucy Evenden on Vimeo.

Estrago materno

Madres que les cuesta no tener. Fijadas a la ilusión de tener el falo.

En el espejo introduce una mueca, un agujero, no hay inyección de narcisismo, de libido. En el espejo aparece lo no dicho, lo que no se quiere ver de lo intrapsiquico, distorsiones.

La pulsión se inyecta en la relación con el Otro, porque no hay pulsión sin el Otro. Las especies de la pulsión, son como pedacitos de la cosa que podemos gozar parcialmente: pecho, heces, falo, mirada, voz. 

PROTOFANTASIAS:

como si contestaran una pregunta existencial que se hace el sujeto.  

  1. RETORNO AL VIENTRE MATERNO (incluye fantasías de devoracion, la madre como un cocodrilo con la boca abierta): pulsión oral, objeto pulsional: no es la leche, es el pezón y el chupeteo, relación entre el sujeto y el Otro: necesidad en el otro. Axioma: ser devorado. 
  2. SEDUCCION por un adulto: pulsión anal, objeto pulsional: heces, relación entre el sujeto y el Otro: demanda en el otro. Ser cagado. 
  3. CASTRACION: pulsión fálica, objeto pulsional: pene, relación entre el sujeto y el Otro: goce en el otro. Ser mutilado. 
  4. ESCENA PRIMARIA: pulsión escópica, objeto pulsional: mirada, relación entre el sujeto y el Otro: omnipotencia en el otro. Ser poseído. 
  5. NOVELA FAMILIAR: pulsión invocante, objeto pulsional: voz, relación entre el sujeto y el Otro: deseo en el otro. Ser mal parido. 

La histérica demanda la deseen y para eso barra al otro.

El obsesivo demanda que le digamos que hacer. Reduce deseo a demanda.

El vacio ontológico, del ser, no se colma. Existe pasión por el vacio en tanto pretensión de controlarlo vía panza llena-vacía.

La clínica psicoanalítica es un duelo por lo que HABRE SIDO. Caen las identificaciones a las cuales cada quien se alieno.

Cuando un hijo muere hay que duelar todo el tiempo potencial que hubiese vivido, pasar por la pérdida (principio de realidad), y duelar el lugar que ocupo en el deseo. La elaboración no es sustituir, porque el muerto es insustituible, sino modificar la relación con el muerto a partir de su recolocación emocional en la economía psíquica. El nuevo objeto sustituto ocupara el lugar que el deseo le asigne pero no el lugar del que se fue.

En la melancolía esta forcluida la perdida, con lo cual no empezó el duelo.

En la versión histérica esta negativizada la sexualidad genital (anorgasmia, falta de deseo, vaginismo) y positivizada la sexualidad no genital, falicizado el cuerpo no genital (ideal de belleza). La anorexia como una estrategia de seducción.

En la anorexia vera hay una cadaverizacion progresiva en donde el sujeto queda reducido a un objeto y no hay allí intención de barrar al Otro. El mundo ha perdido brillo y ya nada importa. En última instancia, la cadaverización y su consecuencia inscribirán -no por intención sino por consecuencia lógica- un lugar en el Otro. Claro que de ese modo extremo. Cava una barradura del Otro al precio de su destrucción.

Distinto es el acting-out de una histérica donde sí hay una intención clara de barrar al Otro, ya sea por reproche, ya sea por seducción, ya sea por preocupación.

ANOREXIA from Amelie Zunk on Vimeo.

Identificaciones y tipos:  

  • Primaria: al padre de la horda, vía ingesta de la potencia libidinal del padre. 
  • Simbólica: del sujeto a un significante, al rasgo unario. 
  • Imaginaria: del yo. A la imagen parcial del objeto (histeria) y a la imagen global del objeto (melancolía), en el caso del niño respecto a la muerte de su gato, el se identifica globalmente, todo su ser, reducido a un objeto frente al Otro. 
  • Fantasmatica: al goce supuesto de los partenaires 
  • Interversiva: con el objeto causa del deseo, no a los ideales del Otro. 

Deseo de larva no circula, se consume en su propio cuerpo, parasita. Es un goce encapsulado, mudo, no circula, como el beneficio primario del síntoma, con lo cual hay que hacer drenaje simbólico, ponerle palabras para que empiece a desplazarse. El deseo siempre circula, no se satisface con ningún objeto. Es necesaria la falta para que circule.

La anoréxica toma a su propio cuerpo como fetiche y desmiente que el Otro este castrado, suturando con el fetiche lo que al Otro le falta.

La satisfacción inmediata es goce, porque el deseo necesita aplazamientos y rodeos.

En el fenómeno psicosomático no hay lenguaje de órgano porque justamente hay un órgano lesionado y una dificultad para subjetivar la lesión, no está escrita, es un goce en bruto, un agujero en el cuerpo. Es una lesión entre Real e Imaginario porque no fue tocado por el significante.

El cuerpo del que se trata es el del que se habla, no del que se ve. Materialidad del significante para tallar al cuerpo.

anorexia from UriSobi on Vimeo.

HOLOFRASE:

Es una palabra frase. En una palabra, una frase condensada. Ej.: en lo que sería = enloquecería.

En psicosis se coagula el S1-S2 y lo previene de otra holofrase. En la neurosis puede ser cualquier par cuando el NP no opera y no corta.

Para partir la holofrase se recurre a la homofonía.

Otra definición es: interjección: una orden despótica monosilábica repetida, loca y sin racionalidad. Ej. Perro de pavlov: la campanilla es un signo, siempre significa lo mismo. No se puede anticipar, amenaza siempre, se repite y alterna la carne, la conducta y el pensamiento. No se puede encontrar sentido ni metaforizar.

En la anorexia el deseo de nada hace de aire, de objeto separador, barrera ante la intrusión del Otro, y este se angustia, se muestra barrado. Reduce la omnipotencia del Otro a impotencia: “conmigo no vas poder”; abre un agujero en el Otro. En la bulimia el vomito separa del Otro.

En la anorexia melancólica no es no comer nada sino ser nada. El sujeto esta holofraseado, congelado, pegado a un ideal delgado. Expresa un rechazo radical del Otro. Pasaje al acto en cuotas. Salida de la escena, se borra el sujeto y el otro. Cada vez que se droga, vomita, no come. Se hunde en el das-ding.

Saber textual es el del inconciente. El saber referencial es el de los libros, el de la papilla asfixiante, se lo que hay que hacer, igual que la madre.

Queda holofraseado:  

  • SOY-ANOREXICA + i (a) imagen ideal del cuerpo. Identificación idealizante. 
  • SOY-BULIMICA + objeto comida (vale por lo real, no simbolizable) 

La holofrase hace quiste, no circula, no se desliza, no se dialectiza.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Muere el ícono de la foto más recordada del 11 de septiembre: “La Dama del polvo”

Marcy Borders  tan solo tenía 28 años, cuando dos aviones se estrellaron contra las torres del World Trade Center en Nueva York. Al estallar el primer impacto en la torre sur, Borders decidió escapar de la torre contigua, pese a que su jefe le ordenara permanecer en el  escritorio de trabajo. Cubierta de una espesa capa de polvo y desorientada, Borders se refugió en un edificio cercano, donde un fotógrafo; Stan Honda, tomó la icónica foto que dio vuelta el mundo y le valió el apodo de la “Dama del polvo”.

Te puede interesar
Violencia en el noviazgo: Fede Bal y Barbie Velez

Ha sido una creencia socialmente aceptada que el noviazgo es la época “ideal” de una pareja, sin embargo, la realidad se muestra diferente porque las jóvenes parejas muchas veces se enfrentan a situaciones violentas. 

Te puede interesar