Mindfulness, La Meditación Científica basada en la Evidencia

¿Cómo curar la mente? Si focalizamos nuestra atención en el aquí y el ahora, en el momento presente, reduciremos los niveles de estrés, ansiedad y depresión. Así de sencillo trabaja la propuesta de Mindfulness: “Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”. Jon Kabat-Zinn 

Se ha demostrado de manera científica que el entrenamiento en mindfulness sirve para reducir la ansiedad, preocupaciones, obsesiones, el nivel de estrés, el dolor crónico y previene recaídas depresivas y por otro lado fortalece la capacidad atencional y facilita el distanciamiento de los pensamientos y emociones negativas, lo cual facilitaría la toma de decisiones y promovería un equilibrio en nuestra salud mental.

Mindfulness se utiliza en la actualidad como un complemento a las prácticas médicas y psicológicas y no pretende sustituírlas. Actualmente se suele recurrir a la práctica como complemento de diversos tratamientos médicos (como por ejemplo en medicina del dolor) y se haya también integrado en algunas terapias psicológicas cognitivo-conductuales de tercera generación, tales como la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), Terapia Dialéctico Conductual (DBT), Terapia Cognitiva basada en Mindfulness (MBCT), entre otras.

El objetivo del entrenamiento en mindfulness es lograr estabilidad emocional aprendiendo a regular nuestras emociones de manera efectiva y promoviendo un equilibrio entre mente y cuerpo.

Cualquier persona que desee puede entrenar mindfulness. No es necesario ninguna experiencia previa en meditación.

mindfulness

Práctica formal

Entrenar la conciencia plena, implica emplear ejercicios para entrenar la atención y nuestros cinco sentidos, tales como: Ejercicios de meditación basados en la respiración, Meditación en movimiento (ejercicios de yoga) y
Escaneo corporal (ampliación de registro del cuerpo).

Práctica informal

Por otro lado estos ejercicios conscientes y atentos se pueden hacer en la vida cotidiana, tales como alimentarse, caminar, bañarse, entre otras actividades que por lo general hacemos de manera automática sin percibir mucho a través de nuestros cinco sentidos. Esto se lo conoce como práctica informal.

Fuente de la información: Espacio Mindfulness (www.espaciomindfulness.com) Lic. Christian D. Arpa.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS