Psicoanálisis y Neurociencias

Sigmund Freud fue un reconocido neurólogo de la sociedad europea, que gracias a las influencias psiquiátricas de la escuela francesa, inspiró el cuerpo teórico del "Psicoanálisis", una herramienta terapéutica que sigue siendo validada por las neurociencias más actuales.

El poder de los sueños

El cerebro llamado "Reptiliano" (búsqueda de supervivencia) engaña a nuestra mente (Ego) con hábitos neuronales, neuroquímicamente consolidados. ¿Que pasaría si entre mi muerte asegurada y mi destino, interpongo una acción que sale de la rutina? La potencialidad de un acto creativo es la vitalidad de nuestras pulsiones de vida, que a través del camino del deseo, se abren paso al aburrimiento del no saber.

 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Francisco Martins
https://academiadelamor.com/
Aprende a reconocer tus emociones y lo que te comunican

Nuestras emociones nos dicen mucho de lo que pasa a nuestro alrededor y dentro de nosotros. ¡Descubre cómo prestarles la correcta atención!

Te puede interesar
¿Soy Linda?

Cada vez que me miró al espejo me encuentro con un rostro y una figura que no me gusta. Inevitablemente comienzo a recordar todos los días que viví sin cuidarme con una dieta pertinente. Me torturo diciendo: "Mañana empiezo y va a durar para siempre" "tengo que ser flaca" "tengo que ponerme linda"

Te puede interesar
Malena Pichot
@malepichot
La Violencia no es UNA

Siempre que se habla de violencia de género pareciera que muchos comienzan a incomodarse, a molestarse, el repudio es inmediato, instantáneo, muy parecido a una reacción programada. Cuando se habla de violencia de género una frase se repite en todos aquellos que se niegan a reflexionar de verdad sobre el tema: “la violencia es una”. Este es el lugar común para volver invisible un problema que para muchas personas es obscenamente visible. “La violencia es una” es la frase más peligrosa que he leído en los últimos tiempos en las redes. Cuando se dice esto, estamos igualando una infinidad de conflictos, que de ninguna manera son iguales. No es lo mismo que dos hombres se caguen a piñas, a que un hombre cague a piñas a un o una menor. No es lo mismo que dos mujeres se caguen a piñas, a que una mujer cague piñas a un o una menor. No es lo mismo que te cague a piñas un compañero de clase a que te cague a piñas un profesor. No es lo mismo que te cague a piñas un desconocido en la calle a que te cague a piñas un policía. No es lo mismo que te secuestre un criminal común a que te secuestre una organización paramilitar del estado. No es lo mismo. Podemos llenarnos la boca diciendo que toda violencia está mal, sí claro, quién lo discutiría, pero con estas sentencias obvias y vacías llegamos hasta acá nomás.

Te puede interesar