Las emociones tienen lugar en el cuerpo

Nuestras emociones se encuentran doblemente relacionadas con nuestro cuerpo y con el sentido figurado que culturalmente les imputamos. El nudo en la garganta del miedo, las mariposas en el estómago del enamoramiento, la “tristeza seca” o la “furia fría” de Simone de Beauvoir son, aun en su dimensión metafórica, realidades físicas que experimenta nuestro cuerpo, reacciones y sensaciones que en última instancia poseen una dimensión innegable en los órganos y tejidos que también nos constituyen.

En una visualización que podría parecer sencilla pero no por ello menos sorprendente, un equipo de investigación de la universidad finlandesa de Turku publicó los resultados de este estudio en el que algunas de las emociones más representativas de la naturaleza humana se muestran a través de una cámara térmica, otorgando una perspectiva distinta, aunque al mismo tiempo familiar, de estos fenómenos.

Así, el amor suscita una ola de calor en todo nuestro cuerpo, al igual que la felicidad, mientras que la ira y el miedo hacen que la energía corporal se concentre en las manos y el pecho, pues inconscientemente nos preparamos para una pelea. Asimismo destaca el panorama de la depresión: debilidad en las extremidades combinada con un disgusto que se siente sobre todo en el estómago y la tráquea.

Estas imágenes fueron obtenidas con 700 voluntarios que observaron y leyeron películas e historias destinadas a suscitar una emoción en particular: después de pasar por esta prueba, los investigadores pidieron a los participantes que indicaran las zonas del cuerpo donde habían sentido una sensación particular y con qué color asociaban esta. Igualmente se incluyó cierta variación cultural para saber en qué medida esta afectaba la reacción del cuerpo.

Los resultados se publicaron en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences y, de acuerdo con el diario inglés The Independent, que reproduce fragmentos del artículo, estos muestran “patrones consistentes entre las sensaciones del cuerpo asociadas con cada una de las seis emociones básicas”.

En cuanto a los posibles usos de estas conclusiones, los investigadores sugieren que estas podrían ayudar a entender mejor trastornos de ánimo como la depresión o la ansiedad.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Se comprobó que vivimos más años, pero arrastramos más enfermedad

Un relevamiento global concluye que aumento la expectativa de vida, pero con mayor carga de enfermedad encima. Las enfermedades asociadas con los malos hábitos cotidianos, como el tabaquismo y el sobrepeso, y la falta de promoción de la salud, son los principales factores que atentan contra una vida más larga y saludable. 

Neurociencias
Edith Gomez
@edigomben
¿Cómo ser más optimista en la vida?

Existen muchas cosas que no son seguras en la vida, pero lo que sí es seguro es que siempre habrá tanto buenos como malos momentos. Algunos días son felices, otros son tristes. Pero, ¿qué se le puede hacer? ¡Es el curso normal de la vida! Si quieres cambiar tu vida para siempre, lee estas leyes del karma.

Sin embargo, la manera en que eliges enfrentar los retos diarios es lo que hace la diferencia. Tu habilidad de ir por la vida con optimismo y compostura es lo que determinará tu éxito y tu felicidad. Según Gananci, estas son algunas lecciones que se aprenden de la vida si dejas tu trabajo.

Te puede interesar
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Celos ¿Para qué sirven?

El Lic. Raúl Augusto Borgialli nos explica en esta trilogia de vídeos que son los celos y para que sirven.

Te puede interesar