Las emociones tienen lugar en el cuerpo

Nuestras emociones se encuentran doblemente relacionadas con nuestro cuerpo y con el sentido figurado que culturalmente les imputamos. El nudo en la garganta del miedo, las mariposas en el estómago del enamoramiento, la “tristeza seca” o la “furia fría” de Simone de Beauvoir son, aun en su dimensión metafórica, realidades físicas que experimenta nuestro cuerpo, reacciones y sensaciones que en última instancia poseen una dimensión innegable en los órganos y tejidos que también nos constituyen.

En una visualización que podría parecer sencilla pero no por ello menos sorprendente, un equipo de investigación de la universidad finlandesa de Turku publicó los resultados de este estudio en el que algunas de las emociones más representativas de la naturaleza humana se muestran a través de una cámara térmica, otorgando una perspectiva distinta, aunque al mismo tiempo familiar, de estos fenómenos.

Así, el amor suscita una ola de calor en todo nuestro cuerpo, al igual que la felicidad, mientras que la ira y el miedo hacen que la energía corporal se concentre en las manos y el pecho, pues inconscientemente nos preparamos para una pelea. Asimismo destaca el panorama de la depresión: debilidad en las extremidades combinada con un disgusto que se siente sobre todo en el estómago y la tráquea.

Estas imágenes fueron obtenidas con 700 voluntarios que observaron y leyeron películas e historias destinadas a suscitar una emoción en particular: después de pasar por esta prueba, los investigadores pidieron a los participantes que indicaran las zonas del cuerpo donde habían sentido una sensación particular y con qué color asociaban esta. Igualmente se incluyó cierta variación cultural para saber en qué medida esta afectaba la reacción del cuerpo.

Los resultados se publicaron en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences y, de acuerdo con el diario inglés The Independent, que reproduce fragmentos del artículo, estos muestran “patrones consistentes entre las sensaciones del cuerpo asociadas con cada una de las seis emociones básicas”.

En cuanto a los posibles usos de estas conclusiones, los investigadores sugieren que estas podrían ayudar a entender mejor trastornos de ánimo como la depresión o la ansiedad.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Budismo, el ser, la mente, el cuerpo

Psicología Budista, una ciencia de la mente

El budismo como ciencia de la mente, desarrollada hace más de 2000 años, integra en sus prácticas y preceptos, los desarrollos psicoterapéuticos occidentales y los supera. Aquí, una primera aproximación a sus enseñanzas y el esbozo de un modelo  para abordar lo humano.

Mindfulness
Como reinventarse cuando se está cansado de repetir patrones internos

Para innovarse hay que crear y dejar de protestar y abrirse al cambio profundo.

Te puede interesar
¿Soy Linda?

Cada vez que me miró al espejo me encuentro con un rostro y una figura que no me gusta. Inevitablemente comienzo a recordar todos los días que viví sin cuidarme con una dieta pertinente. Me torturo diciendo: "Mañana empiezo y va a durar para siempre" "tengo que ser flaca" "tengo que ponerme linda"

Te puede interesar