Las emociones tienen lugar en el cuerpo

Nuestras emociones se encuentran doblemente relacionadas con nuestro cuerpo y con el sentido figurado que culturalmente les imputamos. El nudo en la garganta del miedo, las mariposas en el estómago del enamoramiento, la “tristeza seca” o la “furia fría” de Simone de Beauvoir son, aun en su dimensión metafórica, realidades físicas que experimenta nuestro cuerpo, reacciones y sensaciones que en última instancia poseen una dimensión innegable en los órganos y tejidos que también nos constituyen.

En una visualización que podría parecer sencilla pero no por ello menos sorprendente, un equipo de investigación de la universidad finlandesa de Turku publicó los resultados de este estudio en el que algunas de las emociones más representativas de la naturaleza humana se muestran a través de una cámara térmica, otorgando una perspectiva distinta, aunque al mismo tiempo familiar, de estos fenómenos.

Así, el amor suscita una ola de calor en todo nuestro cuerpo, al igual que la felicidad, mientras que la ira y el miedo hacen que la energía corporal se concentre en las manos y el pecho, pues inconscientemente nos preparamos para una pelea. Asimismo destaca el panorama de la depresión: debilidad en las extremidades combinada con un disgusto que se siente sobre todo en el estómago y la tráquea.

Estas imágenes fueron obtenidas con 700 voluntarios que observaron y leyeron películas e historias destinadas a suscitar una emoción en particular: después de pasar por esta prueba, los investigadores pidieron a los participantes que indicaran las zonas del cuerpo donde habían sentido una sensación particular y con qué color asociaban esta. Igualmente se incluyó cierta variación cultural para saber en qué medida esta afectaba la reacción del cuerpo.

Los resultados se publicaron en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences y, de acuerdo con el diario inglés The Independent, que reproduce fragmentos del artículo, estos muestran “patrones consistentes entre las sensaciones del cuerpo asociadas con cada una de las seis emociones básicas”.

En cuanto a los posibles usos de estas conclusiones, los investigadores sugieren que estas podrían ayudar a entender mejor trastornos de ánimo como la depresión o la ansiedad.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"Las Doctrinas Yogas" -La ecuación Dolor-Existencia-, por Mircea Eliade

Es para nosotros muy grato compartir con los calificados lectores de "Salud y Psicología" estos nuevos "Apuntes de un Lector incurable". Seguimos "caminando" junto a Mircea Eliade a través de las Doctrinas Yogas y la eruditísima exposición que de las mismas exhibe el rumano. Hacemos votos para que nuestros afanes se vean coronados con la "felicidad literaria" (y espiritual) de quienes se acerquen a esta noticia.

Mindfulness
El peligro que encierra una nueva forma de vinculación: LOS AMIGOVIOS

La relación de amigovios puede estar de moda y marcar tendencia entre los jóvenes y gente de mediana edad, pero algo que nadie mide en el tiempo, es el costo emocional que esto puede acarrear. Las relaciones de amigovios no son para todos. Uno de los riesgos más importantes es cuando uno de los dos se enamora del otro, y no es correspondido de igual manera. Este vínculo es de carácter superfluo en comparación a otras formas de vinculación mas estables de pareja; porque aquí hablamos siempre  de un vínculo de amistad, sea superficial o verdadero, que no prospera en el tiempo. No entra dentro del campo del amor, ni del enamoramiento. Puede ocurrir que los amigovios se enamoren el uno del otro, pero no es lo usual.

Te puede interesar