Clase 1 / Seminario I: LOS ESCRITOS TÉCNICOS DE FREUD (1953 – 1954) - Jacques Lacan

Notas extraídas del Seminario I de Jacques Lacan . . . 

Ubica una etapa intermedia de Freud: entre 1904 y 1909. Previa a la elaboración de la teoría estructural.  

1909: momento de las conferencias en la Clark University. 

Lacan no comienza por el artículo Estudios sobre la histeria, entre otras razones, porque no había sido aún traducido al francés.

El punto de partida de Freud fue la noción de la reconstitución completa de la historia del sujeto como elemento esencial, constitutivo, estructural, del progreso analítico.

El progreso de Freud, su descubrimiento, está en su manera de estudiar un caso en su singularidad.

¿Qué quiere decir estudiarlo en su singularidad? Quiere decir que esencialmente, para él, el interés, la esencia, el fundamento, la dimensión propia del análisis, es la reintegración por parte del sujeto de su historia hasta sus últimos límites sensibles, es decir hasta una dimensión que supera ampliamente los límites individuales.

La historia no es el pasado. La historia es el pasado historizado en el presente, historizado en el presente porque ha sido vivido en el pasado.

El camino de la restitución de la historia del sujeto adquiere la forma de una búsqueda de restitución del pasado.  Esta restitución debe considerarse como el blanco hacia el que apuntan las vías de la técnica.

Por eso, alrededor de esta restitución del pasado, se plantean los interrogantes abiertos por el descubrimiento freudiano, que no sino los interrogantes, hasta ahora evitados, no abordados, a saber, los que se refieren a las funciones del tiempo en la realización del sujeto humano.

Que el sujeto reviva, rememore, en el sentido intuitivo de la palabra, los acontecimientos formadores de su existencia, no es en sí tan importante. Lo que cuenta es lo que reconstruye de ellos.

Freud escribe: los sueños son también un modo de recordar.

La concepción de Freud trata sobre la lectura, la traducción calificada, experimentada, del criptograma que representa lo que el sujeto posee actualmente en su conciencia. No solamente de él mismo, de él mismo y de todo, es decir del conjunto de su sistema.

El acento cae cada vez más sobre la faceta de reconstrucción que sobre la faceta de reviviscencia en el sentido que suele llamarse afectivo.

Se trata menos de recordar que de reescribir la historia.

Freud abrió la vía de la experiencia de la singularidad.

El yo está estructurado como un síntoma. No es más que un síntoma privilegiado en el interior del sujeto. Es el síntoma humano por excelencia, la enfermedad mental del hombre.

Fenichel habla del ego como desempeñando una función esencial: la función mediante la cual el sujeto aprende el sentido de las palabras.

Pues bien, fenichel está en el núcleo del problema. Todo radica allí. Se trata de saber si el sentido del ego desborda al yo.

¿Qué es el ego? Aquello en lo que el sujeto está capturado, más allá del sentido de las palabras, es algo muy distinto: el lenguaje, cuyo papel es formador, fundamental en su historia.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Educación Emocional

Educación Emocional: Técnicas para regular las emociones desadaptativas

Neurociencias