Balance ácido-alcalino

La mayoría de los fluidos de nuestro cuerpo y células requieren un ambiente neutral a ligeramente alcalino (una lectura de pH en un rango de entre las cifras más altas del seis y las más bajas del siete) para poder estar saludables.

Por diseño, inclusive si vivimos y comemos muy sanamente, nuestras células tienden a acidificarse debido a las actividades diarias normales y estreses. La
naturaleza en su infinita sabiduría estableció las cosas para que nuestra dieta natural de frutas crudas alcalinas y vegetales neutralice esos ácidos.

Si la enorme mayoría de nuestros alimentos son alcalinos, podemos fácilmente vivir en un estado de balance, u homeostasis. (La meditación, el yoga, la bioretroalimentación, y el ejercicio gentil pueden reducir la acidez en cierta medida, pero no han mostrado en realidad alcalinizar al cuerpo). Sin embargo, si sobrecargamos nuestros cuerpos con fuentes no naturales de acidez, no existe cantidad de frutas crudas y verduras que lo puedan compensar. 

¿Qué tipo de actividades y prácticas nos acidifican en esta forma?

Consumir alimentos cocinados, grasas calentadas, alimentos derivados de animales, granos (crudos o cocidos), o más que una muy pequeña cantidad de nueces y semillas.

· Consumir alimentos pobremente combinados, cocidos o crudos.

· Fumar o consumir cualquier droga o estimulante.

· Beber alcohol, bebidas carbonatadas, café o té.

· Falta de ejercicio, descanso y sueño insuficiente.

· Estrés sostenido, enojo, miedo, u otras emociones negativas.

Más que eliminar los alimentos y prácticas poco saludables de nuestras vidas, algunas personas caen presas de los vendedores que claman que hacer jugos verdes o de pastos o consumir polvos de “superalimentos” altamente concentrados pueden proveer suficiente alcalinidad concentrada para contrarrestar una condición ácida en el cuerpo. Ni los jugos ni los “superalimentos” son comidas enteras o integrales a los cuales estemos biológicamente adaptados (a pesar de que el mercadeo diga lo contrario), serviría, sin embargo, solo para crear más desbalances. Solo el vivir sanamente resulta en salud ... no existen atajos.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
¿Se puede ser más feliz a través del deporte?

Por lo general, para todos aquellos a los que no les gusta pisar un gimnasio, les parecerá una locura la afirmación de que ejercitarse o hacer deporte,  aumentan la felicidad de las personas, sin embargo muchos otros estarán de acuerdo con esta teoría.

Es común que en alguna etapa de nuestra vida se haya convertido en prioridad el querer potenciar la belleza exterior, bien sea por estar tras una conquista o por cuestiones de salud, más sea cuales fueran las razones, siempre termina aportando positivamente al autoestima de la persona.

Supongamos que nuestra vida está plagada de ocupaciones; llevar a los niños a la escuela, trabajar, pagar cuentas, tráfico agobiante y toda clase de cosas poco agradables que nos hacen pasarla no también en nuestra vida diaria.

Para esas personas, es necesario poder contar con un momento distinto, en donde al menos por una hora, los problemas se conviertan en; como levantar una pesa, en superar a la defensa para marcar el gol y en compartir con los amigos durante el entrenamiento.

De alguna manera, la socialización y el compañerismo que despierta la práctica de actividades físicas, nos permite encontrar esa ansiada vía de escape a los problemas de la vida cotidiana.

Mindfulness