Los carbohidratos simples refinados: comida chatarra

Los carbohidratos simples refinados se encuentran en las galletas, pasteles, dulces y otras confecciones. Los azúcares refinados también son añadidos a las bebidas, cereales, alimentos de carbohidratos complejos de todos tipos y en cualquier otra parte que veas la palabra “endulzante” o “endulzado.” Si la lista de ingredientes incluye jarabe de maíz, fructosa, galactosa, sacarosa, dextrosa, maltodextrina, dextrina, maltosa, levulosa, lactosa o casi cualquier palabra que termine en “osa,” implica que se han añadido azúcares refinados.

Si las personas no comen fruta en abundancia, típicamente consumen algo dulce en casi todas sus comidas de cualquier modo. El jugo de naranja, los cereales endulzados, jaleas, mermeladas, rollos de dulce y el azúcar en el café asegura que nuestro día inicie con algo dulce. Las comidas y las cenas normalmente no están completas a menos que haya algún postre dulce para finalizar. Ya sea el café o el pastel, la leche y las galletas o cualquiera de las docenas de otras combinaciones típicas, hemos encontrado una forma de reemplazar los sabores “dulces y jugosos” sanos provistos por la fruta con elecciones dulces refinadas y (bueno... húmedas, o al menos pegajosas) no saludables.

Los azúcares simples refinados, una categoría que incluye el azúcar de mesa, son los mejores ejemplos clásicos de “calorías vacías,” esto es, calorías sin el complemento entero de nutrientes originales intactos. En todas las formas de alimentos refinados, alguna parte o partes del paquete de nutrientes originales ha sido removida. Sin importar el método, el refinamiento del alimento reduce su valor nutricional y crea desbalances de nutrientes. En mi opinión, los alimentos refinados no tienen lugar en la dieta de la persona que desee mejorar su nutrición o cualquier aspecto de su salud.

Los alimentos pueden contener calorías parcialmente vacías o completamente vacías, dependiendo de la cantidad de refinamiento a la cual el alimento ha sido sujeto. Cuando la gente añade tales calorías vacías a otros ingredientes para crear un platillo, yo me refiero al producto terminado como “comida chatarra.”

Los consumidores han llegado a agrupar mentalmente todos los azúcares—de hecho todos los carbohidratos—en uno solo, al cual se le atribuyen connotaciones en su mayoría negativas. Junto con los carbohidratos complejos, los azúcares refinados y las frutas son comúnmente considerados nada más que “otra fuente de azúcar.”

Las industrias de la carne y los lácteos gustan de apuntar sus índices hacia los azúcares, declarándolos sinónimos de calorías vacías. Han hecho tan buen trabajo en el área de mercadeo que hasta este punto las personas no entienden las diferencias entre los azúcares simples refinados (comida chatarra de calorías vacías) y los azúcares simples en la fruta (alimento saludable), pensando que “azúcar es azúcar.”

Las calorías vacías en los carbohidratos simples refinados están tan desprovistas de valor alimenticio como para llevarte a una bancarrota nutricional al mismo tiempo que funcionan como estimulantes. Tanto la estimulación como el déficit nutricional aceleran el envejecimiento.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS