Piensa en Comidas de Fruta por tu Salud

La fruta es considerada “alimento saludable” por casi cualquier persona en el campo de la salud. Un director de nutrición para los equipos Olímpicos de Estados Unidos una vez llamó a la fruta “comida mágica”. Todas las organizaciones mayores de salud y enfermedad, desde las gubernamentales a las empresas privadas, desde la Fundación Nacional del Corazón a la Sociedad Americana de Cáncer, están de acuerdo en que deberíamos incrementar nuestro consumo de fruta.

Como una categoría, las frutas son nuestra elección alimenticia menos tóxica. Se digieren limpiamente, dejando sólo agua como residuo, la cual es fácilmente eliminada por nuestro cuerpo. No veo razón sana para buscar en cualquier otro lado la vasta mayoría de nuestras calorías. La salud, nutrición, energía y rendimiento humano que resulta disponible en un programa vegano crudo, bajo en grasa y alto en fruta eclipsa inclusive los beneficios consistentes probados de dietas basadas en almidones y bajas en grasa.

La fruta como alimento básico:
Una idea cuyo tiempo ha llegado

La práctica de consumir suficiente fruta para hacer una comida completa es ajena a la mayoría de nosotros. Sin embargo es una idea cuyo tiempo ha llegado. Las frutas fueron diseñadas para ser nuestro alimento básico; contienen todo lo que es requerido para ser la fuente y pilar principal de nuestro sustento nutricional.

Hemos sido entrenados para pensar que la fruta es un deleite que podemos disfrutar al final de la comida, o tal vez un snack entre comidas cuando nada más se ve bien. Pero yo te invito a empezar a pensar en la fruta como si fuera un alimento real, e inclusive como una comida por si misma.

Si la fruta se va a volver una fuente de alimento primario para nosotros, debemos estar dispuestos a explorar nuevas avenidas, tener nuevos pensamientos, y hacer nuevas preguntas como las que se muestran abajo. El consumidor tiene mucho que aprender—dado que literalmente no tenemos marco de referencia para tal concepto—y ahora es el tiempo para empezar. 

Consumir 80% de nuestras calorías en la forma de carbohidratos simples no cocinados se puede volver fácil y natural una vez que aprendemos a comer cantidades moderadas de nueces y semillas, todos los vegetales de hoja verde que gustemos, y grandes cantidades de fruta de temporada, cruda, fresca y madura. 

Nuestros propios trópicos privados

Históricamente, fue sólo la explosión de la población causada por la llegada de las herramientas y la caza, y exacerbada por la introducción de la agricultura, la que resultó en que los seres humanos se vieran obligados a entrar a terrenos que, de otra forma, serían considerados inhóspitos e inclusive áreas no habitables. Efectivamente llevamos los trópicos con nosotros pues no teníamos otra elección.

Cada uno de nosotros vive casi cada minuto de nuestras vidas en un ambiente tropical miniatura, manteniéndonos a nosotros mismos en los trópicos a través del sabio uso de la ropa, sábanas y cobijas, y del calor. Inclusive los esquimales se rodean a si mismos de suficiente ropa y mantienen sus casas bien cálidas como para que puedan pasar la mayor parte de su tiempo “en los trópicos.” 

 

 

Hemos sido entrenados desde nuestra infancia temprana y hemos aprendido a través de la experiencia repetida, que es extremadamente incómodo y puede ser potencialmente peligroso, inclusive letal, abandonar la seguridad de nuestros propios trópicos privados, y aceptamos de forma temprana en la vida la sabiduría y seriedad de esta advertencia. Vamos a través del resto de nuestras vidas sin cuestionarnos el hecho de que debemos mantenernos a nosotros mismos en la calidez de un ambiente tropical.

La fruta es algo natural

Afortunadamente, la mayoría de las personas adoran la fruta. Los niños están inclinados naturalmente a consumirla. Nuestro paladar adora el sabor dulce, una señal de la naturaleza que nos lleva a consumir suficiente fruta para proveernos los carbohidratos simples que sirven de combustible a cada célula de nuestros cuerpos. Cada vez que yo presento a alguien una deliciosa fruta tropical que nunca han probado, es recibida con deleite. Parece que no hay diferencia en cual sea la fruta, las personas casi siempre se “conectan” con ella inmediatamente. Casi invariablemente yo escucho algo así como:

· “¡Wow, esto es lo mejor que yo haya probado!”
· “¡Acabo de encontrar mi nueva comida favorita!”
· “¡Yo podría vivir comiendo esto!”
· “¿Cómo obtengo esto en casa?”
· “¿Conoces algún catálogo por correo que me pueda enviar algo a mi?”
· “¿Esto es caro? ¡Yo quiero comprar mucho de esto!”
· “¿Cómo aprendo más acerca de otras frutas como esta?”

La conversación entera apunta al hecho de que las personas no solo aman la fruta, están diseñados para la fruta. Donde sea que los humanos han elegido aventurarse en el planeta Tierra, ellos han llevado la predilección fisiológica por la fruta tropical con ellos. Las personas que viven en áreas templadas todavía requieren los alimentos para los cuales ellos fueron diseñados, justo como los animales de zoológico que son reubicados geográficamente todavía retienen sus requisitos físicos.

De hecho, puede que sea todavía más importante para las personas que viven en un ambiente frío el hecho de obtener frutas tropicales, ya que estas personas comúnmente tienen que vivir sin otras condiciones esenciales para llevar vidas sanas que son comunes en los trópicos (temperaturas cálidas, aire limpio, vida rural, luz del sol todo el año, sonidos de la naturaleza, agua pura, etc.) Si tú vives en un área donde las frutas tropicales son escasas, puede que valga la pena considerar qué otros factores esenciales ambientales te faltan, y abastecértelos de la mejor forma que te sea posible. 

Entrenarnos a nosotros mismos a una vez más comer fruta, una práctica que nos mantuvo en buena forma por miles de generaciones, es tan delicioso como recompensante para nuestra salud.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Educación Emocional

Educación Emocional: técnicas para regular las emociones desadaptativas

Neurociencias
El peligro que encierra una nueva forma de vinculación: LOS AMIGOVIOS

La relación de amigovios puede estar de moda y marcar tendencia entre los jóvenes y gente de mediana edad, pero algo que nadie mide en el tiempo, es el costo emocional que esto puede acarrear. Las relaciones de amigovios no son para todos. Uno de los riesgos más importantes es cuando uno de los dos se enamora del otro, y no es correspondido de igual manera. Este vínculo es de carácter superfluo en comparación a otras formas de vinculación mas estables de pareja; porque aquí hablamos siempre  de un vínculo de amistad, sea superficial o verdadero, que no prospera en el tiempo. No entra dentro del campo del amor, ni del enamoramiento. Puede ocurrir que los amigovios se enamoren el uno del otro, pero no es lo usual.

Te puede interesar