Especias y condimentos

En la Higiene Natural, existe un dicho, “Si no puedes hacer una comida de un ingrediente, seguramente no es comida para la gente”. Cuando las personas escuchan esta frase, comúnmente la consideran draconiana e idealista, ya que virtualmente excluye a todas las especias, sazonadores y condimentos. Sin embargo, piénsalo un poco: ninguna criatura en la naturaleza sazona sus alimentos, ni siquiera tienden a combinar más de un alimento en una comida (al menos no por propósitos de placer gustativo).

Sí, los humanos son indudablemente diferentes de los otros animales “inferiores”. Nosotros tenemos la destreza y el equipo para mezclar grandes brebajes, y tenemos la ingenuidad de crear agradables sorpresas gloriosamente sazonadas para nuestro paladar. Pero yo te lo aseguro, nuestros sistemas digestivos no le han seguido el paso a nuestra creatividad—ni siquiera están cerca. De hecho, siguen manteniéndose virtualmente idénticos a aquellos de nuestros antiguos ancestros, al igual que el del resto de los primates antropoides frugívoros de los tiempos modernos. Por diseño, estamos hechos para consumir un solo alimento de planta entera a la vez, sin adornos, hasta que hayamos hecho una comida de éste.

Las hierbas y las especias como el ajo, cebolla, curry, comino, jengibre, chile y orégano contienen alcaloides y otros químicos tóxicos. Estos sazonadores estimulan nuestras papilas gustativas y nervios mientras que reparten toxinas a nuestros sistemas nerviosos. Su uso debe ser evitado, o al menos minimizado. Estas sustancias actúan como irritantes al tracto digestivo, comúnmente causando que el cuerpo produzca mucosidad para su protección. También funcionan para disfrazar el sabor blando y desagradable de los alimentos cocinados y para seducirnos al consumo de alimentos que normalmente no nos atraerían por si solos. Tal como la sal, las especias proveen un “golpe de sabor” de tal intensidad que nuestras papilas gustativas pierden su habilidad de reconocer los sabores naturales más sutiles de las frutas y verduras. Lo mismo es verdad para el uso de todos los condimentos, incluyendo la mostaza y el Katsup.

Dr. Douglas N Graham

Si quieres descargarte su libro en pdf,

Haz Click Aquí

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
La calle, trampa peligrosa para la juventud

Como sociedad estamos desatendiendo a los menores de edad y dejando que la violencia disponga a su antojo. El hecho de que sus desapariciones y muertes se vuelvan materia cotidiana en los medios de comunicación, como algo rutinario, prende una luz roja de alerta que a todos debería preocuparnos, porque se trata de nuestro futuro como sociedad.

Te puede interesar