Café - Sustancia Peligrosa

Los frijoles (normalmente llamados granos) del café son tostados, por lo cual dejan de ser un artículo que pudiera considerarse alimento crudo. La dosis fatal de cafeína es de 10 gramos, ésta se encuentra en aproximadamente unas 70 tazas de café. La cafeína es considerada una droga tan poderosa que sólo tres tazas de café proveen suficiente cafeína para descalificar a un atleta de competir en los Juegos Olímpicos.

Muchas personas consumen un décimo de la dosis letal cada día. Yo tuve un paciente que bebía arriba de treinta tazas de café por día. Su salud estaba fallando, pero fue recuperada cuando dejó atrás este dañino hábito, lo cual ocurrió de un día para otro. Además, la cafeína disminuye la cantidad de pepsina en tu cuerpo.

La pepsina es utilizada en la digestión de proteína. Irónicamente, muchos bebedores de café en la dieta americana estándar critican la dieta cruda porque creen que no recibirán “suficiente” proteína cada día, mientras que su ingesta diaria de café impide la absorción de la mismísima proteína que ellos claman que necesitan.

La cafeína también es reconocida porque agota al cuerpo de agua, calcio, magnesio y del complejo de vitamina B. La cafeína es sólo una de muchas sustancias tóxicas que pueden encontrarse en el café.

Dr. Douglas N Graham

Si quieres descargarte su libro en pdf,

Haz Click Aquí

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Quinta Parte)

Hacia el final del último párrafo de la entrega anterior (Cuarta Parte) de este extenso ensayo de Herbert Read sobre Jung (que tenemos el privilegio de transcribir para los calificados lectores de "Salud y Psicología"), nos es dado leer que el individuo ha depuesto su poder de decidir, su responsabilidad social y que se halla -la imagen es terrorífica- como un remache ("¡ni tan siquiera como un diente de rueda!") en un mecanismo cuyos movimientos y cuya dirección no tiene el poder de controlar. Lo que mueve la maquinaria (a falta de seres humanos excepcionales, talentosos y sabios, que pudiesen "gobernar la nave") es una fuerza demoníaca que procede directamente del inconsciente colectivo. No existe otra hipótesis que pueda explicar el empleo demencial contra la propia humanidad de las atroces armas de destrucción masiva que -ya se alarmaba Read en aquellos lejanos días de hace más de medio siglo- hoy están en poder de los seis u ocho Estados mundiales más poderosos. No ignora el lector sagaz que dicha carrera armamentística jamás halló solución de continuidad y que, lejos de eso, que hasta puede parecer una esperanza ingenua, la sofisticación y el poder de daño de los nuevos artilugios bélicos roza tal perfección que, se diría, nacidos de la mente infinitamente proterva de una divinidad hostil o loca. Seguimos:

Psicoanálisis