Cómo la adicción a los teléfonos móviles nos roba el alma

La obsesión de la raza humana por las tecnologías en el mundo moderno se ha convertido en una enfermedad que se agrava cada día más. Preocupado por el problema, el fotógrafo francés Antoine Geiger decidió crear un proyecto fotográfico titulado "SUR-FAKE" que muestra cómo los teléfonos inteligentes absorben el alma de las personas que los poseen.

¿Qué nos pasa?

Aunque pueda parecer exagerado, numerosos investigadores ya están alertando de que hay muchas personas con teléfono móvil que están sufriendo problemas físicos y psicológicos como ansiedad, palpitaciones y sudores cuando olvidan el móvil en casa, su tarjeta de prepago se queda a cero, se quedan sin cobertura o sin batería.

El celular se ha convetido en un apendice de nuestro cuerpo. Se ha integrado con nuestra dimensión yoica haciendonos creer otra ilusión más, como las que conforman a nuestro ego y por eso se hicieron tan buenos amigos. Nuestro espíritu queda olvidado y apartado sin tramitación psíquica. No es de extrañar que nos pase lo que nos este pasando: miedo, odio, violencia, represión y tortura hacia nosotros mismos o contra terceros (animales sobre todo: caza, pesca, mataderos, feedlots, tapados de piel, cosméticos y productos testeados en animales, experimentos de laboratorio).

¿Por que hemos llegado a este punto?

Empieza a hacer el CAMBIO AHORA . . . tu sabes por donde empezar: amigate contigo mismo y escucha tu alma.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
La calle, trampa peligrosa para la juventud

Como sociedad estamos desatendiendo a los menores de edad y dejando que la violencia disponga a su antojo. El hecho de que sus desapariciones y muertes se vuelvan materia cotidiana en los medios de comunicación, como algo rutinario, prende una luz roja de alerta que a todos debería preocuparnos, porque se trata de nuestro futuro como sociedad.

Te puede interesar
Tomas Kelly
@saludyempresas
El Estrés - Características y Estrategias

El estrés es uno de los principales males en la actualidad. Pero debemos diferenciar entre el estrés negativo y el positivo, reconocer qué nos provoca el negativo, para luego actuar saludablemente frente a situaciones estresantes.  

Te puede interesar