Control mental: Las 3 grandes razones que te impiden progresar

¿Cuántas veces te despertaste con la intención de llevar a cabo tus tareas importantes y terminaste el día con la sensación de no haber hecho nada productivo? 

Eso tiene un nombre: se llama procrastinación, aunque algunos le llaman “el ladrón del tiempo” o “el famoso mañana empiezo“.

Pero sea como sea ella, la procrastinación, es la culpable de que dejemos de hacer esas actividades importantes y en su lugar hagamos otras que nos resultan más placenteras y que no tienen otro objetivo que alargar nuestra gran tarea.

Lo que puedes ver en ella es “el ciclo de la procrastinación”, es decir, todo lo que podemos llegar a hacer con el único objetivo de seguir retrasando esa tarea importante que deberíamos hacer.

Pero hay más: debido al ritmo de vida acelerado que llevamos, se calcula que 9 de cada 10 personas sufren “el mal del ladrón del tiempo” como muchos le llaman.

Y tienes que saber que no es tu culpa… Es más, la mayoría de las veces comenzamos a posponer las cosas por tres grandes razones que se repiten una y otra vez.

Las 3 grandes razones del famoso “mañana empiezo”

1. Por miedo

¿No te pasó nunca que dejaste de hacer algo solo porque tenías miedo de no saber hacerlo, de no estar a la altura o de fracasar?

2. Por activación

¿Has retrasado alguna vez una tarea, dejándola para después y después y después… Hasta que no te quedó más tiempo para seguir posponiéndola y tuviste que terminar haciéndola de prisa y sin ganas?

3. Por indecisión

¿Te ha pasado alguna vez que quieres hacer algo pero no sabes por dónde comenzar ni cómo hacerlo y al final te perdiste pensando en la mejor manera de hacer algo sin llegar a tomar la decisión para hacerlo?

Estas son las tres grandes maneras por las cuáles la gran mayoría de las personas tenemos por costumbre procrastinar, posponer las cosas y “dejarlas para más adelante”.

Control mental: Procrastinar tiene graves consecuencias

* Causa estrés y ansiedad porque en el fondo sabemos que en algún momento vamos a tener que hacer esa tarea que evitamos.

* Hace que malgastes tus energías concentrándolas en tareas poco o nada importantes que se alejan de lo que deberías hacer.

* Te separa de tus metas ya que la procrastinación está directamente relacionada con la “inacción” y por tanto eso hace que retrases las acciones que te acerquen a donde quieras.

* Altera tu estado de ánimo y tu humor recordándote constantemente eso que tienes que hacer y aportando más frustración y desgaste.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
El camino a la felicidad

Antes de conquistar la libertad, hay que arrastrarse por las alcantarillas y las cloacas

Mindfulness
HOY ESCUCHO A MI CORAZÓN

Hoy, después de años interminables de sordera, escucho a mi corazón.

Pero, ¿qué es esto de escuchar al corazón?

Te puede interesar