MINDFULNESS como estilo de vida

El MINDFULNESS, también conocido como ATENCIÓN PLENA, va más allá de ser una simple técnica de meditación de origen budista; ya es considerado un estilo de vida que busca la integración entre la dualidad cuerpo y mente uniéndolos a través de la respiración propia y natural del ser humano.

Gracias al ritmo de vida acelerado que existe actualmente hemos perdido la conexión con nosotros mismos, a tal punto que estamos netamente sumergidos en los contenidos mentales descuidando así el vehículo más importante, que es nuestro cuerpo. Sin embargo, tenemos la posibilidad de cambiar nuestra mente al lograr conectarla con el cuerpo por medio de la contemplación de la respiración, lo que en consecuencia produce un cese de los pensamientos atiborrantes ya que sus frecuencias de aparición van a disminuir. No obstante, hay que mencionar que la práctica de la meditación no anula por completo los pensamientos incómodos de nuestras cabezas, NO. Ella logra que podamos ver desde otra perspectiva que pensamientos se están manifestando y si deseamos o no volcarnos en ellos, pero los pensamientos siempre van a estar allí, pues de eso se trata la mente, ahora que tanta importancia le vas a dar eso solo dependen de ti.

Cabe destacar que solo con la mera práctica es que se logran percibir los cambios, sobre todo la calma y tranquilidad que se obtiene muy a pesar de las dificultades que estemos viviendo en nuestra cotidianidad. Se aprende a ser más tolerante, más responsable y sobre todo más comprensivos con nosotros mismos ante cualquier circunstancia desagradable de la vida.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Quinta Parte)

Hacia el final del último párrafo de la entrega anterior (Cuarta Parte) de este extenso ensayo de Herbert Read sobre Jung (que tenemos el privilegio de transcribir para los calificados lectores de "Salud y Psicología"), nos es dado leer que el individuo ha depuesto su poder de decidir, su responsabilidad social y que se halla -la imagen es terrorífica- como un remache ("¡ni tan siquiera como un diente de rueda!") en un mecanismo cuyos movimientos y cuya dirección no tiene el poder de controlar. Lo que mueve la maquinaria (a falta de seres humanos excepcionales, talentosos y sabios, que pudiesen "gobernar la nave") es una fuerza demoníaca que procede directamente del inconsciente colectivo. No existe otra hipótesis que pueda explicar el empleo demencial contra la propia humanidad de las atroces armas de destrucción masiva que -ya se alarmaba Read en aquellos lejanos días de hace más de medio siglo- hoy están en poder de los seis u ocho Estados mundiales más poderosos. No ignora el lector sagaz que dicha carrera armamentística jamás halló solución de continuidad y que, lejos de eso, que hasta puede parecer una esperanza ingenua, la sofisticación y el poder de daño de los nuevos artilugios bélicos roza tal perfección que, se diría, nacidos de la mente infinitamente proterva de una divinidad hostil o loca. Seguimos:

Psicoanálisis
¿POR QUÉ EL TIEMPO NO CURA TODAS LAS HERIDAS?

Explicación de por qué el tiempo no es capaz de curar algunas de las heridas emocionales que nos dañaron en su día y dejaron una marca indeleble. Y cómo actualmente existen herramientas, como la terapia EMDR, que pueden conseguir el propósito de procesar y desensibilizar estas heridas antiguas y hacer que se archiven de forma funcional en nuestra psique y dejen de dolernos para siempre.

Neurociencias