Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XII parte

Párrafos seleccionados de Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010.

VIII. Paradojas del Superyó

El concepto nuevo producido por el desarrollo de la sexualidad en la mujer es la equivalencia simbólica: chico = falo. El concepto nuevo introducido y producido por el desarrollo de la sexualidad en el hombre es el superyó.

Freud dice que una vez producido el superyó se abandonan las catexias edipicas porque condicionan la castración, y el hombre conserva su pene, pone a salvo su pene. De ahí que superyó y narcisismo sean conceptos complementarios y correlativos, porque preservan al sujeto de la castración.  El superyó es algo así como un vigilante al servicio del narcisismo del sujeto. Esto es lo que hay que tener siempre en cuenta, es lo que hace del superyó la defensa fundamental. El superyó es defensa contra la castración y resguardo narcisista. Por ejemplo, si tal señor, en sus modales de mesa, no puede limpiarse la boca con la mano, sino que tiene que hacerlo con una servilleta, es porque percibe que limpiarse la boca con la mano pone en juego su propia castración.

Freud dice que todas las ideas o todas las tendencias que hay que referir a la conciencia moral, se originan, en la mujer, en relación con la madre. Es decir que hay un superyó maternal: conciencia moral es la primera manera en que Freud lo nombra.

Y ¿Qué es este superyó maternal arcaico, esta imagen de la madre primitiva que se torna prohibidora? Este superyó es la llamada de la madre, la llamada del amor indio: “Quédate conmigo. Si te quedas conmigo evitaras la experiencia de la relación con el hombre: podrás resguardarte de la experiencia de la diferencia de los sexos”. La madre es el único lugar de referencia que resguarda a la mujer de la diferencia fundamental, la diferencia de los sexos, que es la estructura que trata de evitar.

Puede decirse que también en el hombre existe una llamada del objeto primario, pero la estructura ulterior es distinta; porque lo que resguarda al hombre es internalizar al padre más que mantener la relación con la madre. En cambio, la mujer va a asegurar mas y a internalizar la primera relación con la madre. Mientras que la relación con el padre supone la diferencia de los sexos, porque ella es mujer. Una es la llamada del castigador: el padre. En el caso de la mujer, seria la llamada de la gratificadora: la madre. La madre dice: “Ven conmigo, te gratifico”. En el hombre, sin embargo, lo que se tiene que internalizar es: “Aquí está el castigador”; para evitar el castigo, hay que aceptar su llamada y poner un castigador adentro.

La mujer es “como si naciera” homosexual, lo cual tiene sus consecuencias: le es más fácil. El objeto homosexual en la mujer es lo mismo. El objeto homosexual en el hombre es lo otro. En él, la homosexualidad es un progreso; en la mujer, un regreso. En el hombre, la homosexualidad, para decirlo de una manera prohomosexual, es la calle. Para la mujer, la homosexualidad es la casa.

El termino fantasía no significa una imagen, no es una ensoñación diurna. Es otra cosa. Lo que Freud entiende por fantasía puede incluso no ser algo imaginado. Tiene que ver también, añadirá, con el concepto de “construcción” en el análisis. Pero si alguien pregunta que entiende Freud por “teorías sexuales” podemos responder con una afirmación univoca: teoría sexual es aquella con la cual responde el niño a un enigma (sexual), y lo hace en el contexto de una experiencia.

Un enigma sexual seria por ejemplo la pregunta: “¿De donde nacen los chicos?” Y la respuesta del niño: “Los chicos nacen por el ano”. Pero la respuesta del niño tiene que ver con algo que el experimento como goce corporal, es decir, la expulsión de los excrementos. Por eso dice Freud que si bien las teorías sexuales infantiles, cuyo estatuto es el de fantasías, son completamente erróneas, sin embargo tienen una porción de verdad, descubren una condición de verdad. El chico encontró una conexión entre el goce y el nacimiento de los niños. Estas respuestas están ancladas en una experiencia de goce; este es su valor de verdad.

Esto es lo que de ahora en adelante habría que meterse en la cabeza, para no olvidarlo nunca, porque es el fundamento del concepto de “etapa de desarrollo de la libido”. Las etapas del desarrollo de la libido son conexiones halladas entre conflictos enigmáticos y experiencias hechas con el cuerpo.

Continuar con la lección 13:

http://www.saludypsicologia.com/posts/view/90/name:Lecciones-de-introduccion-al-psicoanalisis-XIII-parte

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS