¿Hay una manera de saber si el maestro sigue bien la vía?

Tener un guía espiritual no significa perder la responsabilidad de su propia vida, nosotros mismos debemos guiarnos absolutamente y descubrir a nuestro maestro interior. Lo que no impide que para aprender a practicar correctamente el zen haya que encontrar a un maestro lo suficientemente competente y experimentado para no llevarnos por un camino falso.

En primer lugar, lo más importante para juzgar a un maestro es saber quién fue su maestro, durante cuánto tiempo siguió su enseñanza, con qué intensidad, de quién recibió la ordenación, de quién recibió el shiho (transmisión del dharma), y finalmente, si continúa su práctica con fuerza, con sus discípulos. Si se queda en su habitación y se contenta con tener conversaciones con sus discípulos, es un mal maestro.

Hubo grandes maestros en China y en el Japón a quienes les gustaba hacer el amor, beber alcohol o comer carne. Esto es secundario si son verdaderos maestros, más fuertes que sus propias pasiones.

Si el maestro es auténtico, usted no debería juzgarlo, debe usted mirarse a sí mismo. Si el maestro es un mal maestro, aunque siga perfectamente los preceptos y esté en total acuerdo con el puritanismo americano, seguirá siendo siempre un mal maestro.

Fuente: Maestro Kosen

 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung" por Herbert Read (Segunda Parte)

Habiendo llegado en nuestra entrega anterior (Primera Parte) al punto en el que el joven Jung observa, en el caso del análisis de una médium espiritista durante los años 1899 y 1900, que el inconsciente posee capacidades de creación que están más allá del alcance de la consciencia (nadie ignora que desde entonces CGJ dedica, en buena proporción, el resto de su vida a sustanciar esa intuición inicial que despierta en él el caso de marras), seguimos adelante:

Psicoanálisis