El arte de no hacer nada - Wu-Wei

¿Te gusta estar tranquilo y en paz no haciendo nada, sólo contemplando la naturaleza interna y externa? Bueno, no estas solo, los meditadores te acompañan

La paz de no estar haciendo nada, sólo contemplando lo que sucede es un arte que la meditación, del tipo que sea, cultiva. Quizás no tengas la postura típica del meditador, pero tu actividad mental se dirige a la concentración de lo que esta sucediendo aquí y ahora sin juzgar. Esta actitud mental es la base de cualquier meditación, con lo cual, quizás ya seas un meditador de años sin saber que "oficialmente" lo eres.

El Wu-Wei

El concepto oriental de Wu-Wei, no-acción, significa en sánscrito: 

akarma: inacción = sin hacer nada

En la inacción no hay esfuerzo, se vive naturalmente. Al contrario, si pretendemos estar sin hacer nada, hay esfuerzo. Cuando la gente se sienta a meditar están, en muchas ocasiones, tratando de no hacer nada. Y, les resulta muy difícil, lo ven como algo inalcanzable. Y, abandonan su practica.

Cuando estamos inactivos, por el contrario, no hay esfuerzo ninguno. La inactividad viene tras un proceso de relajación y abandono, no tras un proceso en el que intentamos imponernos a nosotros mismos algo, como la inmovilidad. La inmovilidad perfecta solo puede coexistir con una perfecta relajación, con un perfecto abandono en la providencia, en el fluir de las corrientes cósmicas. Se llega pues al Wu Wei, a la inacción, a través del camino de la relajación y el abandono de si mismo. No se llega a través del camino de la ciencia, la moral o la religión o esforzándonos en algo. Simplemente relajación y abandono.

La flor, durante la floración esta en Wu Wei, no hace nada, simplemente es una flor, y florece. Si la flor tuviera una mente similar a la humana comenzaría a preocuparse y preguntarse: ¿De que color serán mis nuevas hojas? ¿Podría acelerar mi proceso con un poco de fertilizante? ¿Donde venden el fertilizante? ¿Cuanto cuesta? ¿Que dosis debería emplear? ¿Seré mayor que la flor de al lado? ¿Este árbol de ahí no me gusta, como podría hacerlo desaparecer? Etc, etc, etc. Y empezaría a intentar estirarse para engrandecer sus pétalos, y quizás aprendería tai chi para favorecer su proceso de crecimiento.

El humano crea muchas mas entidades mentales que una flor. Y, dirige su actuación de acuerdo con estas entidades mentales, en muchas ocasiones en una dirección diferente a la del fluir en ese momento. Esto genera karma. Es el pecado en nuestra tradición judeo-cristiana. Por el contrario, cada vez que actuamos según el fluir, eliminamos karma. Lo borramos.  

 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Violencia en el noviazgo: Fede Bal y Barbie Velez

Ha sido una creencia socialmente aceptada que el noviazgo es la época “ideal” de una pareja, sin embargo, la realidad se muestra diferente porque las jóvenes parejas muchas veces se enfrentan a situaciones violentas. 

Te puede interesar