Los 5 experimentos psicológicos en seres humanos más sorprendentes

La mente humana sigue siendo un campo de investigación muy amplio para miles de psicólogos de todo el mundo. Estos fueron algunos de los experimentos más reveladores que ayudaron a los expertos a conocer mejor el comportamiento de las personas.

El Gorila Invisible (1999). Un experimento realizado por Christopher Chabris y Daniel Simons que puso a prueba la percepción visual y la atención del ser humano. En la prueba aparecen seis personas, tres vestidas de color blanco y otras tres de negro, pasándose una pelota de baloncesto y se pide contar cuántas veces se pasan la pelota los de blanco, aunque en realidad el número de pases es lo de menos en este experimento...

El experimento de Milgram (1974). Llevado a cabo por Stanley Milgram, psicólogo de la Universidad de Yale, que tenía la intención de medir la buena voluntad de un participante al obedecer las órdenes de una autoridad, incluso cuando estas puedan entrar en conflicto con su conciencia personal.

El experimento de la prisión de Stanford (1971). Philip Zimbardo, psicólogo de la Universidad de Stanford, convocó a un grupo de estudiantes para estudiar la manera en que se asumen ciertos roles y, además, para explorar la noción del mal en el alma humana.

El experimento de Asch (1951). Una serie de pruebas que demostraron significativamente el poder de la conformidad en los grupos. En ellas Solomon Asch buscó identificar y cuantificar el grado en que el juicio del grupo afecta al punto de vista individual.

EL experimento de Rosenhan (1968-1972), llevado a cabo por el psicólogo David Rosenhan. Publicado bajo el título 'Estar cuerdo en lugares dementes', es considerado como una importante e influyente crítica a la diagnosis psiquiátrica.

 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Malena Pichot
@malepichot
Los Melones se Acomodan, pero las Fichas NO

Estaba en un altar, con el vestido, con todo, junto a mi novio de la secundaria, pero en el patio de la primaria. La historia la recuerdo sólo desde el punto de ebullición, justo cuando me daba cuenta: “¿Qué? ¿Pero cómo? ¡Si soy tan chica! ¡Si es tan solo mi primer novio! Yo quiero muchos más ¿Qué estoy haciendo?”. Esa pesadilla está en el puesto número uno de recurrencia en mi adolescencia, esa y zombies. Qué bello era despertar y descubrir que no estaba casada, que no era la señora de nadie, que no había zombies, que no la había cagado. Porque esa era la preocupación que regía mi adolescencia. No cagarla. No cagarla era importante, porque realmente tenía todo para no cagarla y tenerlo todo es, básicamente, tener una familia amorosa.

Te puede interesar
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Educación Emocional

Educación Emocional: Técnicas para regular las emociones desadaptativas

Neurociencias