10 Principios Básicos de la Programación Neurolingüística (PNL)

Programación: Organización de los elementos de un sistema para lograr un resultado. Una serie de operaciones a seguir para llegar a una meta.

Neuro: Representa el principio básico de que toda conducta está regida por procesos neurológicos, por el cerebro en general, por todo el sistema nervioso.

Lingüística: Los procesos internos están representados y organizados en modelos internos (mapas) que forman el lenguaje.

Entonces podemos decir que la PNL es un sistema que estudia la forma como los seres humanos procesan la información externa y la convierten en experiencias internas, por medio de las vías neurológicas, lo cual se traduce en una forma de comunicación, tanto consigo mismo, como el entorno, que les permite interactuar y lograr con éxito las metas propuestas.

Los 10 Principios Básicos de la PNL

1) Tanto la conducta observable, como la interiorizada, tienen las mismas vías neurales; esto significa por ejemplo, que gran parte de las redes neuronales que se utilizan para realizar una acción, como caminar, se activan cuando pensamos que lo estamos haciendo. Esto le da una gran importancia a la visualización y sensorialización.

2) Toda conducta biológicamente factible, es susceptible de ser programada. Si otra persona lo puede hacer, yo también puedo. La creación de modelos eficaces nos lleva por la vía directa al éxito; si alguien hace algo con maestría, se puede aprender de las estrategias que usa y reproducir esas maestrías. Las personas cuentan con todo los recursos para hacer sus cambios, si perciben que no los tienen, pueden aprender de sí mismos a través de otras personas. A veces, un modelo empobrecido del mundo hace que la persona no perciba todas las posibilidades y opciones que existen para la solución de alguna situación; allí es donde, al buscar ayuda, otra persona le puede señalar nuevas vías, que no había "visto" debido a limitaciones en su propio "mapa".

3) "El mapa no es el territorio", afirmación de korzibysky que plantea un mundo interno como "representación" del externo, mas no la realidad misma. Una vez que las personas conocen y aceptan esta aseveración, se vuelve más flexibles, tolerantes y capaces de comprender los "mapas" de los demás sin necesidad de estar de acuerdo con ellos o pretender que todos acepten el suyo propio como la realidad absoluta, o "la verdad". Las personas toman decisiones de acuerdo al mapa que tienen de las situaciones o hechos que se le presentan, es decir, que las representaciones mentales son determinantes, tanto para la toma de una decisión o como para elaborar el proceso comunicativo intra e interpersonal. Estos mapas son las guía que las personas han estructurado internamente para actuar en el mundo y tienen que ver con las experiencias previas (antecedentes emocionales, sociales, intelectuales, oportunidades, etcétera). Esto forma un sistema de creencias y se constituye en una manera de estudiar los hechos, de acuerdo al "prisma" que haya adquirido a lo largo de su existencia.

4) Mente y Cuerpo interactúan en conjunto para la comunicación y para la vida: somos unidad indivisible, nuestro cuerpo nos apoya y nos traslada por el mundo, y al mismo tiempo, nuestra mente guía los actos, tomando decisiones solucionando problemas y resolviendo momento a momento las situaciones que se presentan; para ello, contamos con una poderosa fuente energía e inteligencia (el cerebro) y un ente ejecutor de los más altos órdenes (el lenguaje).

5) El elemento más flexible de un sistema, es el que toma el control (Ley de la variabilidad requerida en cibernética). Nos enseña a tener la capacidad de reestructurar la conducta y la experiencia para encontrar los resultados deseados; la evaluación permanente, y el reajuste de nuestras estrategias, nos llevará de forma inequívoca al éxito. En el mundo, las personas flexibles son las más aptas para ser líderes, tanto de sí misma como de los demás.

6) Toda conducta tiene una intención positiva por parte de una persona, es la búsqueda del equilibrio de un sistema, que puede, o modificarse a sí mismo (variabilidad requerida), o modificar al medio para lograr la adaptación. Esta interacción sujeto-medio-adaptación es un trinomio importante en la obtención de metas, logros y comunicaciones más efectivas.

7) No existen fracasos, sólo resultados. La PNL plantea que todo lo que hacemos obedece a una estrategia y si no resulta algo que se ha venido haciendo de una manera, simplemente, se debe cambiar la estrategia para que ocurra algo distinto y deseado. Todo lo que hacemos tiene una repercusión y una consecuencia, es el resultado de la aplicación de la estrategia, por eso, si seguimos haciendo las mismas cosas, obtendremos siempre los mismos resultados; si algo no sale como queríamos, tenemos que cambiar la estrategia; y los resultados también lo harán.

8) Una tarea se puede organizar en diferentes fases o pasos. De esa manera (sistemática y programada), puede ser realizada con éxito, así es como se le denomina a una estrategia, y si al ejecutarla, los resultados no son satisfactorios se recomienda usar otra estrategia o reestructurar los pasos o fases hasta conseguir lo deseado.

9) Todas las conductas pueden servir en algún contexto, nada debe ser desechado, nada despreciado, sólo ubicar el contexto adecuado para cada conducta y encontrarle entonces su lugar. Si no se logran resultados positivos, entonces se cambian de nuevo el contexto y se guarda la conducta para el momento en que el contexto sea adecuado para ella.

10) El efecto de la comunicación depende de la flexibilidad del emisor y de la capacidad que tiene para comprender el mundo. Buscar más comprender que ser comprendido, es una de las premisas básicas de una comunicación eficiente. Tratar a las personas como a ellas mismas les gusta que se les trate. Dar lo que se pide y pedir lo que se quiere obtener tanto a sí mismo, como a otras personas. Esta es la manera de conseguir las cosas, pedirlas con exactitud y en el momento más oportuno para que el éxito esté garantizado.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Tercera Parte)

Recordará el lector que haya tenido la amabilidad de acompañarnos hasta aquí en la lectura de este extenso ensayo de Herbert Read (y hacemos votos porque haga otro tanto hasta la conclusión del mismo), que el último de los párrafos de la Segunda Parte que publicamos en "Salud y Psicología", nos alerta de que "el sueño no es un acontecimiento aislado y de que forma parte de un proceso mental inconsciente e ininterrumpido que por azar interrumpimos y conseguimos traer a la realidad". Nos dice, además, que es importante para el analista "estudiar sueños en series, pues están ligados por vínculos inconscientes de significado". El analista que esté atento ha de poder dar con las líneas de comunicación entre ellos; puede hallar que se cruzan en un punto determinado, que pasa a ser "el centro de significación". Cuando un centro de esta naturaleza queda establecido, la tarea de la interpretación -nos advierte- se simplifica enormemente. Dicho lo cual, seguimos adelante:

Psicoanálisis
Muere el ícono de la foto más recordada del 11 de septiembre: “La Dama del polvo”

Marcy Borders  tan solo tenía 28 años, cuando dos aviones se estrellaron contra las torres del World Trade Center en Nueva York. Al estallar el primer impacto en la torre sur, Borders decidió escapar de la torre contigua, pese a que su jefe le ordenara permanecer en el  escritorio de trabajo. Cubierta de una espesa capa de polvo y desorientada, Borders se refugió en un edificio cercano, donde un fotógrafo; Stan Honda, tomó la icónica foto que dio vuelta el mundo y le valió el apodo de la “Dama del polvo”.

Te puede interesar