Trastornos del Espectro Autista (TEA) y Sexualidad

La sexualidad es clave para cualquier hombre o mujer porque forma parte de nuestra imagen de nosotros mismos, de nuestra transición a la etapa adulta y de nuestra calidad de vida. El objetivo es ayudar a esa persona con autismo a ser un adulto competente, con confianza en sí mismo, lo más independiente posible, bien integrado en su comunidad y que se cuide en todos los sentidos. Desgraciadamente pasa a menudo que se ignora la sexualidad hasta que surge algún apuro y entonces se aborda como un problema grave.

Empecemos con lo que nos dicen las últimas publicaciones científicas. Un estudio muy reciente ha comparado a muchachos adolescentes con TEA de 16 a 20 años (30 casos) frente a un grupo control de la misma edad y sexo (60 casos). La mayoría de los muchachos en los dos grupos (TEA y control) tenía experiencia en masturbación y había experimentado el orgasmo. La proporción de muchachos que no habían tenido relaciones en pareja era mayor en el grupo TEA que en el control, pero la diferencia se debía a un menor número de chicos con TEA que habían tenido besos y caricias, mientras que no había diferencias en experiencias sexuales en pareja más íntimas. Los resultados indicaban por tanto que había un subgrupo de muchachos que no habían entrado en la situación de tener pareja. No había diferencias en relación con abusos sexuales o coacciones. Las experiencias en pareja mostraban distintos tipos, la mayoría con personas de una edad similar. Varios muchachos con TEA no habían anticipado su debut sexual y algunos aunque se sentían preparados, luego sentían haberlo hecho. La conclusión del estudio era recalcar la necesidad de una comunicación y educación temprana, adaptada y completa. Los padres –añado yo– tienen que conseguir transmitir que la sexualidad es algo positivo y no puede vivirse con ansiedad ni se deben aceptar los mensajes calamitosos o apocalípticos ni la solución es meter a su hijo en una celda. Un niño o niña sin una educación sexual será más vulnerable y lo vivirá de una forma más arriesgada y culposa. Todos los padres, también los de muchachos con autismo, infravaloran su actividad sexual y la mejor forma de ayudar a tus hijos es hablar con ellos de una forma temprana y directa. Al llegar a la pubertad esa educación debe incluir:

1. Normas sobre cómo comportarse con uno mismo. Autorespeto y confianza en si mismo. Distinción entre lo público y lo privado. Esto último es fundamental porque muchos comportamientos inapropiados vienen de no distinguir correctamente esos dos ámbitos.
2. Respetar a la pareja y a las posibles parejas. En algún lado he leído de una madre que contrató a una prostituta para su hijo con TEA. Pienso que lanza un mensaje muy equivocado sobre cómo se debe tratar a una mujer y cómo es en realidad una relación sexual.
3. Explicar el proceso de cortejo, dejando claro que cualquiera de las dos partes puede decidir ir más lento o dejarlo en cualquier momento.
4. Comunicarse con la pareja, negociar, ceder y llegar a acuerdos.
5. Confiar en la pareja pero no aceptar sin más sus decisiones o sus propuestas.
6. Aprender a decir «no», protegerse de los abusos.
7. Explicar que la sexualidad es diversa y todas las personas tienen los mismos derechos.

Una encuesta anterior mostraba que los individuos neurotípicos conseguían la información sobre sexo normalmente de fuentes sociales como amigos, familia y profesores mientras que aquellos con TEA lo hacían de fuentes impersonales como las páginas web. Es un poco preocupante pues no es fácil para un muchacho discriminar dentro de la inmensa información que hay en internet la que es fiable y la que no y todos sabemos la cantidad de basura digital que pulula por las redes. Es responsabilidad de los padres intentar guiar, ayudar y dejar claro que están siempre abiertos a hablar. Un error repetido es pensar que es menos importante educar a los jóvenes con autismo sobre este tema por creer que están menos expuestos a los problemas relacionados con la sexualidad pero precisamente por su menor experiencia y su menor comunicación con personas de su misma edad es la educación sexual aún más importante para las personas con autismo.

La entrada en una sexualidad sana debe iniciarse mucho antes. Explicando las diferencias entre un niño y una niña, usando un vocabulario correcto y tratándolo de una forma relajada, abierta, normal. Muchos niños se autoestimulan y en principio no hay que darle importancia más allá de enseñarles a distinguir lo que es aceptable y lo que no, en particular sobre lugares y sobre personas. Con la pubertad llegarán al orgasmo y la masturbación y lo fundamental es que no les prive de otras actividades. Puede ser tan sencillo como que hay determinadas cosas que tienen un horario y un lugar. Algunas personas con TEA pueden masturbarse de una forma más ruda con movimientos muy fuertes. Si hay riesgo de que se haga algún roce puede ser una buena idea comprarle un gel lubricante de base acuosa. Hay que promover y enfatizar lo que es un comportamiento apropiado y detener y redirigir cualquier tipo de conducta inapropiada.

¿Y qué es lo que hay que enseñar?

1. Los valores de tu familia.
2. El cuerpo. (Partes del cuerpo, sus nombres, para qué valen, cómo cambian…)
3. Cerrar y echar el pestillo en la puerta de los baños, el uso de los aseos en lugares públicos, la restricción de estar desnudo al baño o al dormitorio, el concepto de espacio personal para uno mismo y para los demás…
4. Límites y barreras. (qué se puede hacer y con quién. También con él o ella, quién le puede hacer qué cosas)
5. Expresión del afecto (tocar, caricias, besos, sexo)
6. Habilidades sociales (salir, charlar, comunicación de pareja, etc.)
7. Prevención del abuso (explicar señales de alarma, estar alerta, entender las diferencias en quién te toca y cómo te toca)

Este sería el programa completo de «la asignatura». A menudo los padres se limitan a hablar de prevención, higiene y privacidad y es menos habitual que entren a hablar de sexualidad y relaciones. No cometas ese error.

Para los padres los consejos básicos son:

1. Antes de que puedas comunicar tus valores sobre sexualidad a tus hijos tienes que pensar un poco en qué es en lo que crees y porqué.
2. Sois los principales educadores sobre sexo de tu hijo o hija. Te guste o no. Y piénsalo como una oportunidad para que tenga buena información y transmitida de la mejor manera, en el momento más apropiado y de la forma más adecuada para él o ella y con más cariño.
3. Tienes que estar dispuesto a responder honestamente a las preguntas de vuestro hijo. Si no tienes clara la respuesta es mejor decírselo y que ya lo mirarás. Si hace una pregunta en un momento poco oportuno es mejor tener una respuesta estándar. «Es una buena pregunta, lo hablaremos cuando lleguemos a casa». No dejes de responderle. No des demasiada información a un adolescente, es mejor ir paso a paso pero que esté clara.
4. Nuestros hijos cometen errores, todos. Es nuestra responsabilidad de padres convertir los errores en sesiones de aprendizaje, en lecciones.
5. Usa las mismas estratégicas educativas que te funcionan para enseñarle otras habilidades y conocimientos.
6. El nivel de algunas cosas, como por ejemplo las habilidades sociales debe avanzar. Hay que hablar de cosas más sutiles y explicar más matices. Debes trabajar sobre lo construido, sobre lo que ya tiene asimilado pero pasar a un nivel mayor de sintonía social. Hay que explicar sobre los distintos tipos de relaciones (conocidos, extraños, compañeros de clase, médicos, miembros de la familia, terapeutas etc.) y en qué se puede uno comportar de la misma manera y en qué debe ser diferente.
7. Es bueno, como siempre, colaborar con los maestros y con el personal terapéutico y sanitario. Muchos médicos de familia o enfermeros pueden ayudar y hay muchos muchachos y muchachas que se quedan especialmente satisfechos con una respuesta científica, completa y clara. Esa buena comunicación con el profesional sanitario puede ayudar cuando tenga que hablar de su cuerpo en el futuro, ir a revisiones o cuando haya que hablar de temas como la contracepción.

La siguiente etapa debe abrirse a todos los aspectos sociales de una sexualidad que es parte de la vida pero integrada en otras actividades importantes (salir, formar una pareja, matrimonio y paternidad). La relación con una pareja implica un toma y daca en el que una persona con TEA puede tener dificultades. El problema para entender el lenguaje no verbal, para ponerse en la mente de la otra persona, para entender una comunicación sutil y llena de sobreentendidos puede ser un obstáculo añadido. Como en la educación sobre otros temas puede ser útil usar ayudas visuales, historias sociales o diarios.

Los estudios de la sexualidad y el autismo permiten algunas conclusiones básicas:

1. Las personas con TEA tienen necesidades sexuales típicas, muestran una amplia variedad de comportamientos sexuales, desean tener relaciones íntimas y, de forma general, no son ni hipersexuales ni asexuales.
2. Las personas con TEA pueden mostrar con cierta frecuencia conductas sexuales consideradas «problemáticas». Normalmente es debido a sus carencias en la comunicación y la interacción social.
3. Al parecer la diversidad sexual es mayor en las personas con TEA que en el conjunto de la población. Hay más personas que son asexuales y también se considera que hay un porcentaje algo mayor de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales que en el conjunto de la población.
4. Las personas con TEA tienen mayores riesgos (78 %) de ser víctimas sexuales que otros adultos sin TEA (47 %) y el riesgo es mayor cuanto mayor sea la carencia de educación sexual.
5. Las mujeres con un TEA tienen más posibilidades de tener una buena relación que los hombres donde se espera unos comportamientos, iniciar el acercamiento, hacer reír a la chica, seducir, etc que las propias dificultades para las interacciones sociales pueden hacer bastante cuesta arriba.
6. Los muchachos y muchachas con TEA pueden tener las mismas situaciones y problemáticas en su identidad sexual y orientación sexual que un muchacho o muchacha sin TEA, solo que en los primeros con las dificultades agravadas por su trastorno en la comunicación y la socialización.

En cualquier caso, es un tema importante de la transición a la vida adulta, cuyo mejor abordaje es, como siempre, educación y cariño y confío que este artículo sirva como una llamada de atención en algunas familias y para abrir una grieta en algunos muros de silencio.

Fuente: http://autismodiario.org/2016/03/18/tea-y-sexualidad/?utm_source=ReviveOldPost&utm_medium=social&utm_campaign=ReviveOldPost

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
4 razones por las que todo emprendedor debe ser resiliente

La resiliencia es inherente a un emprendedor exitoso: ¡es ese pequeño empujón extra! Eso te mantiene en movimiento, incluso cuando no puedes ver la línea de meta. Tu resistencia es lo que mide tu éxito. Es lo que hace funcionar a un buen emprendedor.

Sin embargo, para ser resilente debes ser desapegado, debes aceptar lo que llega y abrazarlo, hacer lo mejor posible con ello. Si eso te cuesta, quizás debas mantener tu mente abierta, para evitar estancarte.

Aquí hay cuatro buenas razones para mantener la calma y continuar.

1.    Es ciencia

Un par de psicólogos españoles en 2014 escribieron sobre las tres dimensiones de la resiliencia (resistencia, ingenio y optimismo) y cómo han ayudado al empresario promedio a catapultar su negocio en ese horizonte distante y exitoso.

No solo tu capacidad de recuperación es un predictor de tu éxito, sino que es uno de los factores más importantes (y especialmente, si eres mujer, estadísticamente ¡te beneficias más con tu optimismo que los hombres!).

2.    Aprendes sobre la marcha

La resiliencia no solo consiste en hacer despegar tu empresa, a veces les beneficia cuando tocas fondo y estás listo para comenzar de nuevo. La resiliencia es lo que te ayuda a construir una base estable e ir desde allí.

¿Sabías que los empresarios que están comenzando su segundo negocio después de un intento inicial fallido tienen muchas más probabilidades de encontrar el éxito en su segunda compañía? Si eres flexible, las probabilidades se acumulan a tu favor. Estás aprendiendo sobre la marcha, acercándote más y más al éxito. ¡No te rindas!

3.    Ha funcionado antes

¿Has oído hablar de esos nombres desconocidos en el mundo de los negocios: Sir James Dyson de Dyson Vacuums y JK Rowling de las famosas novelas de Harry Potter?

La resiliencia ha funcionado antes. Jimmy Dyson pasó cinco años trabajando en un prototipo para su aspiradora sin bolsa: construyó 5127 prototipos que simplemente pegaron en el mercado. En estos días, el negocio de aspiradoras sin bolsa de James es uno de los más grandes del mundo. Todo el mundo ha oído hablar de las aspiradoras Dyson, y eso se debe a que un hombre tuvo la capacidad de recuperación para seguir haciéndolo.

Incluso Joanne Rowling necesitaba una buena dosis de resistencia para comenzar. El primer agente al que envió Harry Potter no solo la rechazó, sino que mantuvo la carpeta en la que había enviado el manuscrito (no cabía en el sobre de devolución). Con casi nada de dinero, tuvo que comprar otro, y siguió enviándolo a los agentes y luego a los editores, que rechazaron su primera novela doce veces antes de que finalmente encontrara a Bloomsbury.

También funcionó de nuevo. Cuando Rowling llegó a los estantes después de publicar su último libro de Harry Potter, lo hizo bajo un seudónimo (Robert Galbraith) para ocultar su identidad. El número de cartas de rechazo de los editores fue ridículo: no sabían que estaban tratando con el primer autor multimillonario de la historia. Rowling perseveró, y finalmente encontró un editor dispuesto a tomar su seudónimo.

4.    Cree en ti mismo, y otros creerán en ti

Si eres un emprendedor, sabes lo importante que es tener personas que crean en ti. Ya sea que sea el CEO de una compañía con la que necesitas cerrar un contrato, un influyente que pueda impulsar tu carrera hacia nuevos lugares o un inversor potencial, la gente quiere creer en ti. Quieren ver lo que estás produciendo e invertir en la puesta en marcha que pueden ver convertida en un éxito.

Pero dependen de ti para decirles lo que puedes hacer, así que si no lo crees, nadie más lo hará. Si tu confianza toma una paliza justo antes de una buena reunión, confía en tu entrevistador para darte cuenta; tu resistencia puede marcar la diferencia entre llegar a un acuerdo y caer en una espiral autodestructiva.

Si en este punto en particular tienes problemas, te recomiendo leer este artículo sobre 20 libros para aumentar el autoestima y ser más feliz en Gananci, porque es clave para tener más confianza en ti mismo y creer en serio que tus proyectos valen la pena.

Entonces, si eres un emprendedor, sé resiliente. Nunca podrás estar seguro de qué es lo que vendrá luego.

Te puede interesar
Malena Pichot
@malepichot
La Jabru NO me Deja #@!

Uno de los flagelos del parri-pollo del humor en el que se ha convertido el stand up nacional es la categoría “mi señora”: un ser abominable que solo existe en el mundo para molestar al agotado hombre del hogar. Es una constante en el género la desesperación de los comediantes ante lo reclamos de una esposa insatisfecha, presentada como una carcelaria de la que no se puede escapar. Quizás tenga que ver con mi edad, con el hecho de que no creo en el matrimonio ni en la convivencia, pero, sinceramente, la problemática “mi señora me molesta” tiene muy poco de problemática, dado que la solución es bastante simple: separarse. Esto no estaría siendo una opción entre nuestros comediantes, que parecieran desenvolverse en 1950, cuando hacer material de la vida conyugal y quejarse de sus esposas seguramente era de lo más corrosivo y arriesgado. No es mi intención plantear una apología de la separación, muy por el contrario, lo que planteo es una renovación en el imaginario del matrimonio, ese imaginario que fue construido sobre la base de un hombre agotado y una mujer que lo interpela constantemente para hacerle la vida más difícil.

Te puede interesar