El hombre y sus símbolos - Carl G. Jung

Para los junguianos el sueño no es una especie de criptograma típico que puede descifrarse mediante un glosario de significados simbólicos. Es una expresión integral, importante y personal del inconsciente individual. Por tanto, Ia interpretación de los sueños, ya sea por el analista o por el propio soñante, es para los psicólogos junguianos un asunto totalmente personal e individual (y, a veces, también experimental y muy largo) que, en modo alguno, puede confiarse a normas empíricas.

ACERCAMIENTO AL INCONSCIENTE

Carl G. Jung.

Una palabra o una imagen es simbólica cuando representa algo mas que su significado inmediato y obvio. Tiene un aspecto "inconsciente" mas amplio que nunca esta definido con precisión o completamente explicado. Ni se puede esperar definirlo o explicarlo. Cuando la mente explora el símbolo, se ve llevada a ideas que yacen mas allá del alcance de la razón.

El hombre también produce símbolos inconsciente y espontáneamente en forma de sueños.

El aspecto inconsciente de cualquier suceso se nos revela en sueños, donde aparece no como un pensamiento racional sino como una imagen simbólica.

Nuestra psique es parte de la naturaleza y su enigma es ilimitado. Por tanto, no podemos definir ni Ia psique ni Ia naturaleza. Solo podemos afirmar que creemos que son y describir, lo mejor que podamos, como funcionan. 

Esto significa que la psique individual esta muy lejos de estar debidamente sintetizada; por lo contrario, amenaza fragmentarse muy fácilmente con solo los ataques de emociones desenfrenadas.

Un hombre puede soñar que introduce una llave en una cerradura, que empuña un pesado bastón, o que echa abajo una puerta con un ariete Cada una de esas cosas puede considerarse una alegoría sexual. Pero el hecho de que su inconsciente haya elegido, con ese fin, una de esas imágenes específicas -sea la llave, el bastón o el ariete- es también de la mayor Importancia. La verdadera tarea es comprender por que se ha preferido la llave al bastón o el bastón al ariete. Y, a veces, esto pudiera conducir al descubrimiento de que no es, en definitiva, el acto sexual el que esta representado sino otro punto psicológico totalmente distinto.

Pasado y futuro en el inconsciente

Parte del inconsciente consiste en una multitud de pensamientos oscurecidos temporalmente, impresiones e imágenes que, a pesar de haberse perdido, continúan influyendo en nuestra mente consciente.

Mucha gente supervalora equivocadamente el papel de la fuerza de voluntad y piensa que nada puede ocurrir en su mente sin que lo haya decidido e intentado. Pero debemos aprender a discriminar cuidadosamente entre los contenidos intencionados e inintencionados de Ia mente. Los primeros derivan del ego de Ia personalidad; sin embargo, los últimos provienen de un origen que no es idéntico al ego, sino que es su "otro lado".

El descubrimiento de que el inconsciente no es mero depositario del pasado, sino que también esta lleno de gérmenes de futuras situaciones psíquicas e ideas, me condujo a mi nuevo enfoque de la psicología.

La función de los sueños

Las imágenes producidas en sueños son mucho mas pintorescas y vivaces que los conceptos y experiencias que son su contrapartida cuando se esta despierto. Una de las causas de esto es que, en un sueño, tales conceptos pueden expresar su significado inconsciente. En nuestros pensamientos conscientes, nos constreñimos a los limites de las expresiones racionales, expresiones que son mucho menos coloreadas porque las hemos despojado de la mayoría de sus asociaciones psíquicas.

La mayoría de nosotros hemos transferido al inconsciente todas las asociaciones psíquicas fantásticas que posee todo objeto o idea. Por otra parte, el primitivo sigue dándose cuenta de esas propiedades psíquicas; dota a animales, plantas o piedras con poderes que nosotros encontramos extraños e inaceptables.

La función general de los sueños es intentar restablecer nuestro equilibrio psicológico produciendo material onírico que restablezca, de forma sutil, el total equilibrio psíquico. Eso es lo que Ilamo el papel complementario (o compensador) de los sueños en nuestra organización psíquica. Eso explica por que gente que tiene ideas nada realistas o un concepto demasiado elevado de si misma o que hace planes grandiosos y desproporcionados con sus verdaderas posibilidades, tiene sueños de volar o caer. EI sueño compensa las deficiencias de su personalidad y, al mismo tiempo, le advierte los peligros de su vida presente. Si se desdeñan las advertencias de los sueños, pueden ocurrir verdaderos accidentes. La victima puede caerse por las escaleras o tener un accidente automovilístico.

Por tanto, los sueños, a veces, pueden anunciar ciertos sucesos mucho antes de que ocurran en la realidad. Esto no es un milagro o una forma de precognición. Muchas crisis de nuestra vida tienen una larga historia inconsciente. Vamos hacia ellas paso a paso sin darnos cuenta de los peligros que se van acumulando. Pero lo que no conseguimos ver conscientemente, con frecuencia lo ve nuestro inconsciente que nos transmite la información por medio de los sueños.

Es verdad que hay sueños y símbolos aislados (preferiría llamarlos "motivos") que son típicos y se producen con frecuencia. Entre tales motivos están las caídas, los vuelos, ser perseguido par animales peligrosos u hombres hostiles, estar poco o absurdamente vestido en lugares públicos, tener prisa o estar perdido entre las apreturas de una multitud, luchar con armas inútiles o estar completamente indefenso, correr mucho sin llegar a ninguna parte. Un típico motivo infantil es soñar que se crece o se disminuye infinitamente o que se transforma en otro como, por ejemplo, se lee en Alicia en el pais de las maravillas, de Lewis Carrol. Pero debo insistir en que esos son motivos que han de considerarse en el contexto del propio sueño, no como cifras que se explican por si mismas.

El sueño repetido es un fenómeno digno de nota. Hay casos en que la gente tiene el mismo sueño desde la infancia basta los últimos años de su vida adulta. Un sueño de esa clase suele ser un intento para compensar un defecto particular de la actitud del soñante hacia la vida; o puede datar de un momento traumático que dejó tras de si cierto perjuicio específico. A veces, también puede presagiar un futuro suceso importante.

Bibliografia:

Carl Gustav Jung; El Hombre y sus Simbolos. 1ª edición, 1995, Paidos.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Tomas Kelly
@saludyempresas
El Estrés - Características y Estrategias

El estrés es uno de los principales males en la actualidad. Pero debemos diferenciar entre el estrés negativo y el positivo, reconocer qué nos provoca el negativo, para luego actuar saludablemente frente a situaciones estresantes.  

Te puede interesar
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Modelo de Abordaje de "Lo Humano"

Psicosíntesis. El SER y las subpersonalidades.

Mindfulness