El arquetipo en el simbolismo onírico - Carl G. Jung

Los sueños sirven de compensación. Esta suposición significa que el sueño es un fenómeno psíquico normal que transmite a la consciencia las reacciones o impulsos espontáneos del inconsciente. Muchos sueños pueden interpretarse con la ayuda del soñante, el cual proporciona, a la vez, las imágenes del sueño y las asociaciones que provocan, con lo cual se pueden examinar todos sus aspectos.

Este método es adecuado en todos los casos corrientes como cuando un familiar, un amigo o un paciente nos cuenta un sueño durante una conversación. Pero cuando se trata de sueños obsesivos o muy emotivos, las asociaciones personales provocadas en el soñante no suelen bastar para una interpretación satisfactoria. En tales casos, hemos de tener en cuenta el hecho (primeramente observado y comentado por Freud) de que, con frecuencia, en el
sueño se producen elementos que no son individuales y que no pueden derivarse de Ia experiencia personal del soñante. Esos elementos, como ya dije antes, son lo que Freud llamaba "remanentes arcaicos", formas mentales cuya presencia no puede explicarse con nada de la propia vida del individuo y que parecen ser formas aborígenes, innatas y heredadas por la mente humana.

Así como el cuerpo humano representa todo un museo de órganos, cada uno con una Iarga historia de evolución tras de sí, igualmente es de suponer que Ia mente este organizada en forma análoga. No puede ser un producto sin historia como no lo es el cuerpo en el que existe. Por "historia" no doy a entender el hecho de que Ia mente se forme por sí misma por medio de una referencia consciente al pasado valiéndose del lenguaje y otras tradiciones culturales. Me refiero al desarrollo biológico, prehistórico e inconsciente de Ia mente del hombre arcaico, cuya psique estaba aun cercana a Ia del animal.

Esa psique inmensamente vieja forma Ia base de nuestra mente, al igual que gran parte de la estructura de nuestro cuerpo se basa en el modelo anatómico general de los mamíferos. 

En Ia practica, por decirlo de otro modo, el psicólogo no solo debe tener una experiencia suficiente acerca de los sueños y otros productos de Ia actividad inconsciente, sino de Ia mitología en su mas amplio sentido. Sin esos conocimientos, nadie puede descubrir analogías importantes; ni es posible, por ejemplo, ver Ia analogía entre un caso de neurosis compulsiva y otro de clásica posesión demoníaca, sin un conocimiento eficaz de ambos.

Mis ideas acerca de los "remanentes arcaicos", que yo llamo "arquetipos" o "imágenes primordiales", han sido constantemente criticadas por personas que carecen de suficiente conocimiento de psicología de los sueños y de mitología. El termino "arquetipo" es con frecuencia entendido mal, como si significara ciertos motivos o imágenes mitológicas determinadas. Pero estos no son mas que representaciones conscientes; seria absurdo suponer que tales representaciones variables fueran hereditarias.

EI arquetipo es una tendencia a formar tales representaciones de un motivo, representaciones que pueden variar muchísimo en detalle sin perder su modelo básico. Hay, por ejemplo, muchas representaciones del motivo de hostilidad entre hermanos, pero el motivo en sí, sigue siendo el mismo. Mis críticos han supuesto erróneamente que me refiero a "representaciones heredadas", y, basados en ello, han desechado Ia idea del arquetipo como una mera superstición. No han sabido tener en cuenta el hecho de que si los arquetipos fuesen representaciones originadas en nuestra consciencia (o fuesen adquiridos conscientemente), es seguro que los entenderíamos y no nos asombraríamos cuando se presentan en nuestra consciencia. Desde luego, son una tendencia, tan marcada como el impulso de las aves a construir nidos, o el de las hormigas a formar colonias organizadas.

Aquí debo aclarar las relaciones entre instintos y arquetipos: Lo que propiamente llamamos instintos son necesidades fisiológicas y son percibidas por los sentidos. Pero al mismo tiempo también se manifiestan en fantasías y con frecuencia revelan su presencia solo por medio de imágenes simbólicas. Estas manifestaciones son las que yo llamo arquetipos. No tienen origen conocido; y se producen en cualquier tiempo o en cualquier parte del mundo, aun cuando haya que rechazar la transmisión por descendencia directa o "fertilización cruzada" mediante migración. 

Puedo recordar muchos casos de personas que me consultaron porque se sentían desconcertadas con sus sueños o con los de sus hijos. Eran completamente incapaces de comprender el contenido de los sueños. La causa era que los sueños contenían imágenes que no podían relacionar con nada que pudieran recordar o que les hubiera ocurrido a sus hijos. Sin embargo, algunos de esos pacientes eran muy cultos; incluso algunos de ellos psiquiatras.

A semejanza de los instintos, los modelos de pensamiento colectivo de Ia mente humana son innatos y heredados. Funcionan, cuando surge Ia ocasión, con Ia misma forma aproximada en todos nosotros. Las manifestaciones emotivas, a las que pertenecen tales modelos de pensamiento, son reconocibles por igual en todo el mundo. 

Naturalmente que si se identifica la psique con la consciencia, se puede caer en la idea errónea de que el hombre viene al mundo con una psique sin contenido, y que en años posteriores no contiene nada mas que lo que aprendió por experiencia individual. Pero Ia psique es algo mas que la consciencia. Los animales tienen poca consciencia, pero muchos Impulsos y reacciones que denotan la existencia de una psique; y los hombres primitivos hacen muchas cosas cuyo significado les es desconocido.

Por lo que se puede deducir de los sueños, el inconsciente realiza sus deliberaciones instintivamente. Esta distinción es importante. El análisis lógico es la prerrogativa de la consciencia; elegimos con razón y conocimiento. Pero el inconsciente parece estar guiado principalmente por tendencias instintivas representadas por sus correspondientes formas de pensamiento, es decir, los arquetipos. A un medico al que se le pide que describa el curso de una enfermedad empleara conceptos racionales como "infección" o "fiebre". El sueño es mas poético. Expresa la enfermedad corporal como una casa terrenal y la fiebre como un fuego que la destruye.

Cuanto mas profundicemos en los orígenes de una "imagen colectiva" mas descubriremos una maraña, al parecer interminable, de modelos arquetípicos que, antes de los tiempos modernos, no habían sido objeto de reflexión consciente. Así es que, por paradójico  que parezca, sabemos mas acerca de simbolismo mitológico que ninguna otra generación anterior a Ia nuestra. El hecho es que, en tiempos anteriores, los hombres no reflexionaban sobre sus símbolos; los vivían y estaban inconscientemente animados por su significado.

Nos reiríamos ante Ia idea de una planta o un animal investigándose a sí mismo; sin embargo, hay mucha gente que cree que la psique o mente se inventó a sí misma y por tanto fue Ia creadora de su propia existencia. En realidad, la mente se ha desarrollado hasta su estado actual de consciencia, como una bellota se desarrolla basta ser una encina o como los saurios evolucionaron hasta ser mamíferos. Se ha estado desarrollando durante muchísimo tiempo y aun sigue su desarrollo, así es que estamos impulsados por fuerzas internas y también por estímulos externos.

El dicho "querer es poder" es Ia superstición del hombre moderno. No obstante, para mantener su creencia, el hombre contemporaneo paga el precio de una
notable falta de introspección. Esta ciego para el hecho de que, con todo su racionalismo y eficiencia, esta poseído por "poderes" que están fuera de su dominio. No han desaparecido del todo sus dioses y demonios; solamente han adoptado nuevos nombres. Ellos le mantienen en el curso de su vida sin descanso, con vagas aprensiones, complicaciones psicológicas, insaciable sed de píldoras, alcohol, tabaco, comida y, sobre todo, un amplio despliegue de neurosis.

Bibliografia:

Carl Gustav Jung; El Hombre y sus Simbolos. 1ª edición, 1995, Paidos.

 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
¿Quieres aliviar el dolor de cabeza sin pastillas?

Voy a dedicar este blog a explicar cómo puede aliviarse o eliminarse una cefalea tensional, el más común de los dolores de cabeza, producidos generalmente por estrés y ansiedad, no por enfermedad.

Para ello vamos a utilizar una técnica derivada de la terapia EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing – Desensibilización y Reprocesamiento por medio de Movimientos Oculares o Estimulación Bilateral).

Neurociencias