Cuidados de la vista

La vista está tan ligada a lo hepático que enfermedades como la hepatitis se manifiestan en los ojos.

La primavera es una estación yang, como la vista, sentido que insume el 80 por ciento de toda la energía del sistema nervioso. Nuestra cultura es sumamente yang, es decir muy visual, en oposición al oído, que es un sentido yin

El hígado, según la medicina china, se abre a los ojos, alimentándolos de energía. Cuidar el hígado significa también cuidar los ojos. Algunos expertos occidentales afirman que ingerir grasas y proteínas en exceso produce problemas en los ojos.

En 1920, el reconocido oftalmólogo Willian Bates aconsejaba:

  • evitar los anteojos siempre que sea posible, para no crear dependencia;
  • practicar relajación profunda diariamente, porque la visión está directamente relacionada con el grado de tensión que se sufre;
  • no fijar la vista (en la computadora, el televisor, los libros, etc.), mover los ojos; parpadear;
  • ejercitar los ojos cotidianamente, combinando la práctica con una respiración calma.
  • Sin mover la cabeza, mire hacia arriba y hacia abajo seis veces; parpadee; respire; descanse;
  • mire a cada costado seis veces; parpadee; respire; descanse;
  • imagine una diagonal de derecha (arriba) a izquierda (abajo);
  • imagine una diagonal de derecha (abajo) a izquierda (arriba);
  • revolee los ojos en círculos en una dirección y en la contraria;
  • repita seis veces.

Cuando haya concluido, frótese las manos hasta sentirlas calientes y apóyelas sobre los ojos, haciendo un hueco con la palma para no apretarlos. Mientras tanto, visualice un paisaje agradable que le guste y siéntase relajado. Recuerde la buena vista que solía tener. Con su imaginación sienta que puede ver claramente de cerca y de lejos, de muy cerca y de muy lejos, un árbol verde, fresco, en un prado verde, primaveral. Luego relájase y haga algunas rotaciones de cuello muy suaves, para un lado y para el otro.

Vitamina A

La vitamina para la vista es la A, que la mejora y previene la falta de visión nocturna. También, fortifica el sistema inmunológico, es anticancerígena, mejora la calidad de la piel, y es antioxidante. Se la encuentra en frutas y hortalizas de color intenso como zanahoria, berro, tomate, melón y damasco.

Fuente: Andrés Percivale; El yoga de las 4 estaciones. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2001.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Cuarta Parte)

Hacia 1839, Edgar Allan Poe publica en la revista "Burton's Gentleman's Magazine" el cuento corto de su autoría "William Wilson". En él, el no menos genial que atormentado escritor estadounidense aborda el siempre fascinante tema del "doppelgänger" ("doppel": doble y "gänger": andante). Salvo que en el caso de este relato, el doble del protagonista no juega un papel de malvado (como sí ocurre, por ejemplo, con Mister Hyde respecto del Doctor Jekyll en la célebre novela de Robert Louis Stevenson), sino que siempre aparece cuando éste, el protagonista, realiza alguna acción poco ética. Es decir, la Sombra a la que alude Jung está encarnada por el "original" y no por el "doble". Como sea, de haber vivido Jung por entonces y de haber ya concebido el proceso de "individuación" (o sea, el proceso de ponerse de acuerdo con uno mismo y de establecer un equilibrio entre nuestros impulsos en conflicto, adquiriendo así, de tal suerte, conciencia de nuestra Sombra y aceptando esta presencia inevitable), es muy probable que la memorable ficción poetiana no hubiese existido, o, de haber sido escrita igual por el bostoniano, otra sería la luz bajo la cual la observáramos. Dichas estas palabras introductorias, continuamos:

Psicoanálisis