La Osteoporosis

Los huesos están permanentemente desechando y absorbiendo calcio. El equilibrio entre lo que se desecha y lo que se absorbe suele ser perfecto en la juventud; la masa ósea se mantiene intacta. Con la edad se pierde densidad ósea.

El cuerpo necesita calcio para otras muchas funciones además de fortificar los huesos: el corazón lo precisa para mantener su ritmo; la sangre, cuando debe coagular; el sistema nervioso, para transmitir los mensajes. Si no hay suficiente calcio para estas funciones, los huesos lo ceden a la sangre.

Las mujeres tienen mayor riesgo que los hombres de perder densidad ósea a causa de la pérdida de estrógenos durante la menopausia. De todos modos, las jóvenes corredoras de maratón, las bailarinas, las gimnastas y las que sufren anorexia pueden padecer osteoporosis por su baja cantidad de grasa, los desequilibrios menstruales y el bajo nivel de estrógenos. Los niños y los adolescentes en cuyas dietas se han incluido alimentos ricos en calcio no suelen tener posteriormente osteoporosis.

Para prevenir la osteoporosis incluya en su dieta:

  • Avena
  • Caballa enlatada
  • Cereales
  • Frutas
  • Higos secos
  • Hortalizas de hojas verdes
  • Jugo de ananá
  • Lácteos en general
  • Nueces
  • Porotos de soja
  • Repollo
  • Sardinas
  • Té 
  • Tofu
  • Trigo integral

 

  • Elimine la sal: el calcio no se fija a los huesos si hay exceso de sal.
  • En el desayuno incluya yogur, miel, canela, alguna fruta.
  • Agregue queso parmesano rallado a las ensaladas
  • Emplee vinagre para aderezar las ensaladas; si es de manzana, mejor. Contribuye a una superior utilización del calcio en el cuerpo y refuerza los huesos, el cabello y las uñas.
  • Consuma leche en todas las comidas que pueda.

La osteoporosis (huesos porosos) rara vez se presenta en quienes practican yoga. Como tantas virtudes de esta antigua técnica, las razones aún son misteriosas. Es posible que uno de los motivos sea la oxigenación que produce la respiración del yoga, pues, como se sabe, el hierro y el oxígeno se combinan en los pulmones y viajan juntos en la sangre por todo el organismo. Los cigarrillos, el alcohol y la cafeína son contraproducentes.

Infusiones

Las infusiones que contienen calcio y que se pueden beber varias veces al día son:

  • cola de caballo
  • diente de león
  • ortiga
  • perejil

 

Fuente: Andrés Percivale, El yoga de las 4 estaciones. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2001.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
¿Se puede ser más feliz a través del deporte?

Por lo general, para todos aquellos a los que no les gusta pisar un gimnasio, les parecerá una locura la afirmación de que ejercitarse o hacer deporte,  aumentan la felicidad de las personas, sin embargo muchos otros estarán de acuerdo con esta teoría.

Es común que en alguna etapa de nuestra vida se haya convertido en prioridad el querer potenciar la belleza exterior, bien sea por estar tras una conquista o por cuestiones de salud, más sea cuales fueran las razones, siempre termina aportando positivamente al autoestima de la persona.

Supongamos que nuestra vida está plagada de ocupaciones; llevar a los niños a la escuela, trabajar, pagar cuentas, tráfico agobiante y toda clase de cosas poco agradables que nos hacen pasarla no también en nuestra vida diaria.

Para esas personas, es necesario poder contar con un momento distinto, en donde al menos por una hora, los problemas se conviertan en; como levantar una pesa, en superar a la defensa para marcar el gol y en compartir con los amigos durante el entrenamiento.

De alguna manera, la socialización y el compañerismo que despierta la práctica de actividades físicas, nos permite encontrar esa ansiada vía de escape a los problemas de la vida cotidiana.

Mindfulness
"C. G. Jung", por Herbert Read (Quinta Parte)

Hacia el final del último párrafo de la entrega anterior (Cuarta Parte) de este extenso ensayo de Herbert Read sobre Jung (que tenemos el privilegio de transcribir para los calificados lectores de "Salud y Psicología"), nos es dado leer que el individuo ha depuesto su poder de decidir, su responsabilidad social y que se halla -la imagen es terrorífica- como un remache ("¡ni tan siquiera como un diente de rueda!") en un mecanismo cuyos movimientos y cuya dirección no tiene el poder de controlar. Lo que mueve la maquinaria (a falta de seres humanos excepcionales, talentosos y sabios, que pudiesen "gobernar la nave") es una fuerza demoníaca que procede directamente del inconsciente colectivo. No existe otra hipótesis que pueda explicar el empleo demencial contra la propia humanidad de las atroces armas de destrucción masiva que -ya se alarmaba Read en aquellos lejanos días de hace más de medio siglo- hoy están en poder de los seis u ocho Estados mundiales más poderosos. No ignora el lector sagaz que dicha carrera armamentística jamás halló solución de continuidad y que, lejos de eso, que hasta puede parecer una esperanza ingenua, la sofisticación y el poder de daño de los nuevos artilugios bélicos roza tal perfección que, se diría, nacidos de la mente infinitamente proterva de una divinidad hostil o loca. Seguimos:

Psicoanálisis