El estomago

La digestión comienza cuando se huele una comida y se nos hace agua la boca. La saliva contiene enzimas digestivas que reducen rápidamente los carbohidratos, como los cereales, las frutas y las levaduras. Las proteínas requieren enzimas más fuertes y más ácidas, que se encuentran en la bolsa del estómago. Es necesario masticar bien los alimentos para ayudar a su digestión, así como es preciso comer sentados y erguidos para darle espacio al estómago.

El estómago es la zona más ácida del organismo ya que segrega ácido clorhídrico. Las drogas, los fármacos (la aspirina, por ejemplo), el tabaco, el alcohol, el estrés, aumentan la fuerza de estos ácidos y son negativos para la digestión en general. El sistema inmunológico empieza a operar desde el estómago eliminando todos los agentes nocivos. Las grasas, los aceites, las vitaminas y los minerales se digieren a partir del duodeno, en el intestino delgado. Las comidas pesadas, grasosas y con muchas proteínas pueden demorar hasta 6 horas en digerirse. La energía que consume este trabajo es lo que provoca la somnolencia típica después de una comilona.

Los problemas estomacales, como es de suponer, se solucionan a partir de una dieta adecuada. El estómago es una metáfora de vitalidad y aceptación. "Hay que tener estómago", se dice de las personas que pueden absorber y digerir cualquier tipo de comida, así como cualquier situación difícil de la vida. El estómago recibe asimismo impresiones que vienen desde afuera y esto requiere capacidad de entrega y de absorción para que no quede "un peso en el estómago". La agresividad de los ácidos estomacales debe ser controlada para que su exceso no produzca úlceras ni llagas internas. El horario en el que el estómago tiene mayor cantidad de energía es entre las 7 y las 9 de la mañana. Por esto muchos nutricionistas insisten en que el desayuno es la comida más importante del día.

La medicina china opone a los ácidos estomacales los azúcares pancreáticos, como si se debiera encontrar el equilibrio entre ambos. La presencia excesiva de cualquiera de los dos puede "amargar" la vida.

  • Fuente: Andrés Percivale, El yoga de las 4 estaciones. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2001.
COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
¿Se puede ser más feliz a través del deporte?

Por lo general, para todos aquellos a los que no les gusta pisar un gimnasio, les parecerá una locura la afirmación de que ejercitarse o hacer deporte,  aumentan la felicidad de las personas, sin embargo muchos otros estarán de acuerdo con esta teoría.

Es común que en alguna etapa de nuestra vida se haya convertido en prioridad el querer potenciar la belleza exterior, bien sea por estar tras una conquista o por cuestiones de salud, más sea cuales fueran las razones, siempre termina aportando positivamente al autoestima de la persona.

Supongamos que nuestra vida está plagada de ocupaciones; llevar a los niños a la escuela, trabajar, pagar cuentas, tráfico agobiante y toda clase de cosas poco agradables que nos hacen pasarla no también en nuestra vida diaria.

Para esas personas, es necesario poder contar con un momento distinto, en donde al menos por una hora, los problemas se conviertan en; como levantar una pesa, en superar a la defensa para marcar el gol y en compartir con los amigos durante el entrenamiento.

De alguna manera, la socialización y el compañerismo que despierta la práctica de actividades físicas, nos permite encontrar esa ansiada vía de escape a los problemas de la vida cotidiana.

Mindfulness